Jabalíes importados de Europa del Este para cazar en Ávila

Pacma denuncia que es, precisamente, una de las especies más perseguidas por la administración por supuestos problemas de superpoblación

FuenteRedacción
Imagen de archivo.

«La caza es la actividad de quienes se divierten matando animales y se suele sustentar en el bulo de que las vidas que los cazadores despojan con sus escopetas ayudan a sostener los ecosistemas. Una falacia ya de sobra desnudada. Cuando no la arropa, la administración no hace nada por poner freno a esta violenta actividad que mata cada año a más de 20 millones de animales en España», denuncia el partido animalista Pacma.

Añade que «es muy frecuente, además, que cuando existe sobrepoblación de alguna especie las instituciones públicas autoricen batidas masivas para erradicar animales sin piedad. El jabalí es uno de los animales más perseguidos en España por esta circunstancia. Sin embargo, acabamos de conocer que se han importado 184 jabalíes desde Europa del este a cotos de caza de la provincia de Ávila. Esto deja en evidencia la excusa conservacionista del violento sector de la caza y lo señala directamente como el causante de los problemas generados por la superpoblación. Son los mal autodenominados “conservadores de la naturaleza” por el Partido Popular son, en la mayoría de los casos, los causantes de estas situaciones que perjudican los ecosistemas».

Como ha ocurrido en Cataluña o en la Comunidad de Madrid, «como seguramente ocurrirá en Ávila, solo las decisiones que mueven el ansia de sangre en el campo de los aficionados a matar animales provocará el desequilibrio del ecosistema. Como hicimos en Cataluña o en la Comunidad de Madrid, como nos veremos obligados a hacer en Ávila, volveremos a proponer métodos éticos y no letales de control poblacional, así como el fin absoluto de la caza. Mientras tanto, solicitamos a la administración que no permita la importación de más animales, mientras sea en su propio perjuicio; es decir, con el único fin de acabar muriendo por el plomo de los aficionados a la muerte».

No hay comentarios