El Centro Menesiano organiza una convivencia armoniosa y “terrorífica”

Este sábado los educadores de Calle del Centro Menesiano y los jóvenes han organizado un día de fiesta con el apoyo del Ayuntamiento y la participación del Centro Juvenil y el Hogar del Jubilado

Desde hace seis meses, el Centro Menesiano ZamoraJoven lleva a cabo un Programa de Educación de Calle en la comarca de Tierra de Campos, con respaldo económico de la Diputación de Zamora, para llevar la educación en medio abierto, como recurso de prevención, también al ámbito rural de la provincia, después de la experiencia de 15 años de Educación de Calle en la ciudad de Zamora.

Desde el programa de Educación de Calle, que tiene su centro en Villalpando, se ha contactado con 80 jóvenes de la comarca y se está trabajando habitualmente con unos 40 chicos y chicas de entre 12 a 18 años (25 de dicha localidad y otros 15 de los pueblos vecinos).

Este sábado, 29 de octubre, los educadores de Calle, Pedro Uceda y María Hernando, junto con los numerosos jóvenes que participan del mismo, han organizado una jornada festiva en la que han contado con el apoyo del Ayuntamiento y la presencia del alcalde, Félix González Ares, y en la que han participado el Centro Juvenil y el Hogar del Jubilado. En total han participado alrededor de 150 personas en un día precioso en el que el buen tiempo ha ayudado.

Ha sido una jornada abierta a todo el pueblo, donde niños, jóvenes, familias… tuvieron la oportunidad de vivir un día de convivencia armoniosa y de “terrorífica” fiesta de disfraces. Un momento importante de la jornada fue el momento de compartir una deliciosa paella, bien acompañada de otras ricas viandas, todas hechas en el pueblo. Hubo un espacio para la cocina ecológica (utilizando un Horno Solar) de ricas salchichas y sabrosas pizzas.

Acto seguido, Concurso de Disfraces con tres premios a los más terroríficos. Los niños y jóvenes desfilaron con alegría, con la expectación de los mayores que se reían de las muchas anécdotas que tuvo la divertida “pasarela”.

Como colofón del día un Concurso de Baile organizado por el Centro Juvenil del pueblo. Los premios de este concurso fueron muy dulces y típicos del día: ¡las chuches!, a pesar de ello, seguro que los niños se recorrieron el pueblo buscando más dulces con el lema del día: ¿truco o trato?.

Para los jóvenes del proyecto fue una fiesta diferente a otras. Una fiesta inclusiva que tuvo en cuenta a todos, independientemente de la edad, una fiesta sin consumos, una fiesta que procuró establecer vínculos y en definitiva disfrutar de una jornada de convivencia, en un espacio sano y de ocio alternativo donde, para divertirse, sólo fue necesario consumir altas dosis de cariño, respeto y ganas de pasarlo bien.

Tanto los educadores del Centro Menesiano y como los responsables del Ayuntamiento quedaron muy satisfechos de la jornada y muy agradecidos a jóvenes, familias y a todos aquellos que han ayudado a organizar este día… y con ganas de repetir la fiesta sin que pase mucho tiempo…!!

zamora-centro-menesiano-2

No hay comentarios

Dejar respuesta