Kentaro, el lince que quiso conocer mundo, muere atropellado en Portugal

Recorrió en dos años más de 3.000 kilómetros a lo largo y ancho de toda la Península Ibérica, y pasó varios meses en Zamora

Era octubre de 2015 cuando en tierras sanabresas se adentraba un ejemplar excepcional de lince ibérico, la especie más amenazada del planeta. Había emprendido un largo viaje desde Toledo y, quién sabe las razones, se ‘acercó’ a la provincia de Zamora tras una travesía de varios meses.

Esta imagen es lo único que nos queda de él. Este fin de semana ha muerto atropellado en una carretera de la localidad portuguesa de Maia, cerca de Oporto. Hasta allí llegó después de recorrer más de 3.000 kilómetros a lo largo y ancho de toda la Península Ibérica. Han sido dos años de aventuras y de sortear peligros para este animal errante que no llegó a establecerse nunca en un lugar concreto, y que prefirió conocer mundo antes que asentarse en algún paraje donde la caza y el alimento estuvieran asegurados.

El recorrido por tierras zamoranas estuvo en todo momento supervisado por un equipo de especialistas de la Junta de Castilla y León. Kentaro, el lince liberado en los Montes de Toledo el pasado 26 de noviembre de 2014, llegó por primera vez a la provincia de Zamora el 21 de julio de 2015.

‘Kentaro’ nació en el Centro de Cría en Cautividad de Silves (Portugal) en marzo de 2013 y hace casi un año fue liberado en los Montes de Toledo junto a su hermano ‘Khan’, entre las provincias de Toledo y Ciudad Real, donde permaneció un mes antes de realizar uno de los periplos viajeros más largos conocido. Desde su suelta ‘Kentaro’ se ha dispersado de forma muy notable y ha recorrido parte de las provincias de Toledo, Madrid, Cuenca, Guadalajara, Zaragoza, Soria, La Rioja, Burgos, Palencia, Valladolid y Zamora, así como Portugal. Su hermano ‘Khan’ efectuó otro recorrido en sentido opuesto y en junio regresó a Portugal.

Este joven ejemplar de lince formaba parte del proyecto Life+IBERLINCE ‘Recuperación de la distribución histórica del Lince Ibérico (Linx pardinus) en España y Portugal’ (LIFE10NAT/ES/570), que tiene por objetivo principal conseguir restaurar las poblaciones de esta especie mediante la recuperación de su distribución histórica. El proyecto tiene un carácter transnacional y transautonómico con la participación de Portugal y de cuatro comunidades autónomas españolas (Castilla – La Mancha, Extremadura, Región de Murcia y Andalucía), así como el Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

A ‘Kentaro’, igual que a los otros linces liberados en el proyecto, se le colocó un emisor GPS-GSM que permite localizarlo desde satélite y desde tierra. Gracias a la información aportada por el collar GPS que porta, la Junta de Castilla y León ha podido realizar un seguimiento del ejemplar durante sus desplazamientos por esta Comunidad. Así, a través del trabajo de seguimiento de los técnicos, agentes medioambientales y celadores, se han podido recoger aspectos inéditos de su conducta, de sus desplazamientos y del uso del territorio en la provincia de Zamora y en otras provincias de Castilla y León.

Desde su entrada en Zamora y tras un exhaustivo seguimiento de ‘Kentaro’ por parte del personal del Servicio de Medio Ambiente, sabemos que pasó por Belver de lso Montes, el sur de la Reserva de las Lagunas de Villafáfila hasta cruzar el embalse de Ricobayo y siguiendo en la misma dirección, bordeando por el sur la Sierra de la Culebra, hasta la comarca de Aliste, donde tras pasar por las proximidades de Rabanales y Alcañices, el 4 de agosto abandona la provincia cerca de Villarino Tras la Sierra y penetra en Portugal.

En septiembre, tras una estancia de cerca de dos meses en Portugal, donde se dirigió hacia el sur llegando a cruzar el río Duero, el lince cambia sorprendentemente de dirección dirigiéndose hacia el norte de nuevo y la noche del 26 de septiembre ‘Kentaro’ vuelve a entrar en Zamora al sur de Sejas de Aliste, para volver a Portugal cerca de Trabazos el día 28 de septiembre.

Tras volver a permanecer en Portugal durante unos diez días, ‘Kentaro’ continúa su periplo entrando nuevamente en Zamora el 8 de octubre por la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra, concretamente cerca de Calabor; tras un notable desplazamiento desde esa última localidad, ‘Kentaro’ se mueve por la comarca de Sanabria. Finalmente, regresó a Portugal, donde encontró la muerte.

No hay comentarios

Dejar respuesta