¿Trabajadores subrogados o ‘repescados’?

Ocho trabajadores de la piscina climatizada reclaman judicialmente la subrogación

El cambio en la gestión de los cursos de natación en la piscina climatizada de Los Almendros, de titularidad municipal, ha dado paso a la polémica, y a un debate terminológico que no es baladí, o al menos así lo piensan los ocho trabajadores que han recurrido a los tribunales para reclamar la subrogación a la que se creen con derecho, después de que la Federación de Natación de Castilla y León se haya hecho cargo de los cursillos, y que había prometido el Ayuntamiento para todos los contratos municipales.

La portavoz del PP, Clara San Damián, acusa al equipo de Gobierno (IU y PSOE) de mentir, ya que se había ‘prometido’ a los empleados que serían subrogados y, finalmente, han sido contratados, a secas, por la Federación de Natación, perdiendo su antigüedad y derechos adquiridos. El portavoz, Miguel Ángel Viñas, dice que nunca se hablo de subrogación, ya que en este caso no es posible, debido a que no se produce un relevo entre empresas, sino entre una empresa -Eulen que, por ende, trabajaba con un contrato caducado y prorrogado durante 9 años- y una entidad sin ánimo de lucro, la Federación, con la que además no se ha firmado un contrato, sino un convenio.

Para Viñas, el cambio es sustancial, porque han mejorado las condiciones labores de los trabajadores, por convenio colectivo y por número de horas. Cobrarán más y trabajarán más horas. Incluso habrá más contrataciones, asegura la Federación. Sin embargo, ocho de esos trabajadores no lo ven tan claro, por lo que han decidido reclamar en el juzgado ser subrogados, donde se resolverá el conflicto, finalmente.

No hay comentarios

Dejar respuesta