Sudor y sacrificio en los cinco kilómetros de la Farinato Cervantina

Miriam Araujo, la primera fémina y el leonés Miguel Pinto vencedores

Un instante de una prueba

Tras la dura jornada de ayer en La Farinatón de dieciocho kilómetros, el corazón natural de Zamora, el bosque de Valorio acogía este domingo una nueva prueba de la Farinato Race, los cinco kilómetros. Una prueba mucho más popular, por la corta distancia, pero con los mismos sacrificios que la anterior. Superación, compañerismo e ilusión inundaban las caras de los cientos de participantes que se han dado cita en esta jornada para superar todos los obstáculos encontrados a su paso.

Populares y atletas emprendían su recorrido a las once de la mañana con las categorías élite y prelige, una jornada más dura que la de ayer en cuanto al terreno, ya que las lluvias producidas en la ciudad dificultaban el terreno e incrementaban la humedad. Pero esto no fue problema para los farinatos que a pesar del barro, el agua congelada, trepar muros y arrastrarse por el suelo cual reptil sin tocar las valles electrificadas terminaban la prueba con satisfacción y un gran orgullo.

En cuanto al nivel deportivo, pasada la media hora cruzaba la línea de meta el vencedor de los cinco kilómetros, el bombero leonés Miguel Pinto, que con una gran rapidez durante todo el trayecto consiguió llevarse la Farinato Cervantina. Respecto a las féminas, la vencedora absoluta fue Miriam Araujo con poco menos de una hora. La atleta navarra se convertía así en la primera mujer en cruzar la línea de meta tras superar los diferentes obstáculos.

No hay comentarios

Dejar respuesta