El Principal acoge este sábado ‘Un enemigo del pueblo’ de Ibsen

La función comenzará a las 20:30 horas este sábado

La compañía Cosmoarte acerca a las tablas del Principal el clásico del dramaturgo noruego Henrik Ibsen que denuncia la corrupción del poder. Los actores Carlos Kaniowsky, José Hervás, Luz Olier y Guillermo Montesinos figuran en el elenco de la obra dirigida por Joaquín Vida. La función dará comienzo a las 20:30 horas y el coste de las entradas oscila entre ocho y quince euros. Las localidades pueden adquirirse en la taquilla del Teatro (abierta de 17:00 a 21:00 horas) y en la web www.entradas.com.

La corrupción del poder y la manipulación informativa, a escena. El sábado 12 de noviembre el Teatro Principal acoge la controvertida obra de Henrik Ibsen publicada en 1882. La vigente trama transcurre en un antiguo pueblo pesquero del mar del Norte que debe su presente auge económico a la instalación de un balneario de moda dentro de su término municipal.

Sin embargo, la pequeña localidad ve peligrar de la noche a la mañana su reciente prosperidad a causa del descubrimiento de la contaminación que emponzoña las aguas, supuestamente salutíferas, de las que se surte dicho establecimiento. La oposición gremial/político/mediática de la localidad atisba inmediatamente la carga letal que tal descubrimiento puede suponer para la añeja cuadrilla de políticos que detenta desde tiempo inmemorial el poder municipal, y decide apoyar sin fisuras al autor del hallazgo –el médico responsable de los servicios sanitarios de la estación termal- en su cívica, honesta y responsable decisión de hacerlo público.

Como es lógico, el alcalde, aliado tradicionalmente con la propiedad del boyante negocio hotelero, del que, asimismo, es accionista mayoritario, viendo la merma de beneficios económicos que se le viene encima, no puede permitir que tal publicación se lleve a cabo. Tras fracasar en su intento de convencer primero, de presionar y amenazar después, al insobornable descubridor, alegando la imposibilidad de exigir nuevos desembolsos a los accionistas, amenaza a las fuerzas opositoras emergentes con cargar sobre las espaldas de las capas medias de la población, que ellas dicen representar, los cuantiosos costes de las intervenciones necesarias para la corrección de los defectos estructurales que ocasiona la citada contaminación, subiendo las tasas e impuestos municipales.

Los apoyos se volatilizan inmediatamente, y el esforzado doctor se ve solo en su inquebrantable decisión de hacer público su descubrimiento con el fin de proteger el interés general, la salud pública y el medio ambiente. Para lograrlo, recurre a una suerte de democracia directa, convocando una asamblea ciudadana.

Pese a ello, la nueva confluencia de intereses entre la ralea política emergente y la antigua calaña afincada en el poder consigue fácilmente dar la vuelta a la asamblea y… les suena, ¿verdad?

No hay comentarios

Dejar respuesta