La Cofradía de Jesús Nazareno homenajea con emoción al Merlú

En este acto se ha trasladado el tambor original de Atilano a la sede

La madrugada del Viernes Santo, una madrugada mágica que mantiene a una ciudad en pie. Una ciudad que se despierta cuando el Merlú resuena contra las calles empedradas de la capital llamando a vivos y muertos en la iglesia de San Juan. Ahí, a las puertas, mientras el ‘Cinco de Copas’ se prepara, se llama a los zamoranos entre el bullicio de la gente. Una llamada, un sonido estremecedor y con más sentimiento que nada para cualquier zamorano que lo escucha.

Una seña de identidad, el Merlú Atilano, que este viernes la Cofradía Jesús Nazareno – Vulgo Congregación ha homenajeado como se merece con motivo del treinta aniversario de su fallecimiento en la madrugada del Viernes Santo de 1986.

En este acto, en el que se homenajeó también al resto del equipo de Merlús de la Cofradía, se ha trasladado el tambor original de Atilano (que se encontraba en el Museo de Semana Santa), para que quede depositado en la sede social en una urna junto con una placa conmemorativa.

Un acto lleno de emoción y pasión, sentimientos a flor de piel, que ha exaltado el momento en el que el nieto de Atilano ha tocado el tambor. Sin duda, un homenaje como bien aseguraban desde la organización “lleno de emociones para protagonistas y asistentes”.

No hay comentarios

Dejar respuesta