La Sanabria de los años 50, en blanco y negro, por Saura

La exposición 'España años 50' se puede ver en La Alhóndiga hasta el 30 de octubre

'Exposición España años 50'

Aquella zona de Castilla era de una miseria que solo había visto en el documental ‘Las Hurdes’ de Luis Buñuel. Casas de tejado de paja, algunas sin ventanas, en las que dormían hombres con animales, calles embarradas sin higiene alguna, carretas de bueyes medievales, mujeres de negro con el pañuelo en la cabeza… Cuando llegamos acababan de inaugurar la luz eléctrica. Con estas palabras describe el artista Carlos Saura su primera visión sobre Sanabria en los años 50. Una localidad llena de pobreza y miseria que el fotógrafo y cineasta plasmó en algunas imágenes, hoy recuperadas y expuestas en la capital zamorana. Todo un lujo.

Una exposición, ‘España años 50’ que es un trabajo documental, un álbum fotográfico sobre los pueblos y gentes de España que Carlos Saura fue descubriendo en sus diversos viajes por el país. Unas imágenes que nos retrotraen a un tiempo que parece lejano y a unos lugares que ya apenas reconocemos. Una España mísera, de pueblos con calles sin asfaltar, con casas de adobe y piedra, de campesinos que se resguardan del frío con mantas, de hombres cuyo único medio de transporte son las carretas tiradas por burros o mulos, de mendigos, de mujeres vestidas de negro… Pero también de una España de riqueza con sus corridas de toros, sus fiestas, sus matanzas y sus ritos.

Y es que ‘España años 50’ es una obra que representa la España del siglo pasado y en la que está representada la capital del Duero y en especial la provincia con la comarca de Sanabria. Mediante ella se plasman los momentos más difíciles de la realidad de Zamora, la Zamora de la pobreza, de la miseria, de la posguerra y de la crueldad, de la dictadura de los años 50.

Sin duda, “una Zamora gobernada por una dictadura cruel que decidía lo que era moral e inmoral”, en palabras del propio fotógrafo y cineasta. Pero que no obstante, como señalaba Antidio Fagúndez, es un acto de valentía, ya que muestra como “la cultura y el arte nunca están reñidos con el compromiso con los más desfavorecidos”.

Los negativos de la España “más medieval” en blanco y negro de los años 50 que el cineasta Carlos Saura capturó con su Laica M3 y otra cámara réflex de la época se han desempolvado para dar fruto a un libro y una exposición que constituye una muestra de sesenta fotografías que reflejan a la perfección las postguerra. En palabras de la comisario de la exposición, Olivia María Rubio, la exposición es un “producto de un sueño”.

Ocho secciones llenas de fotografías que cuelgan de las paredes del Palacio de La Alhóndiga y engloban Cuenca, Zamora y Sanabria, Madrid, Andalucía, la novillada en la Zarzuela de Cuenca o la tarde de domingo. Pero sin duda, para la sociedad zamorana la más relevante es la sección de la comarca de Sanabria.

Catorce fotografías, impactantes, de personas que ya no están aquí y que desaparecieron en la catástrofe de Ribadelago, algo que sin duda, conmovió a la sociedad y también al fotógrafo y cineasta y es que como bien aparece escrito en la introducción de la sección sanabresa, “la mayor parte de las personas que aparecen aquí fotografiadas murieron al reventar la presa del embalse. Desapareció por completo el pueblo de Ribadelago, tragado por las aguas”.

No hay comentarios

Dejar respuesta