Los Gigantes de Capitonis Durii ‘cercan’ el Teatro Principal

'Zamora cercada a vista de gigante' suma un nuevo éxito de público

Un instante de la representación

La asociación cultural Capitonis Durii llevaba a escena este viernes su espectáculo ‘Zamora cercada a vista de gigante’ con texto de Braulio Llamero y con un público entregado al espectáculo que llenó las butacas del Teatro Principal para disfrutar de esta maravillosa historia del Cerco de Zamora. De este modo, Capitonis Durii regresaba al teatro con ‘Zamora cercada a vista de gigante’, ya representada hace unas semanas en los Jardines del Castillo.

Con los ungüentos de las hechiceras Juana y Romualda, los espectadores tuvieron la oportunidad de ver sobre las tablas zamoranas a los cinco gigantes de la familia Capitonis: Bellido Dolfos, El Cid, Arias Gonzalo, Doña Urraca y la última incorporación: el rey Don Sancho. El espectáculo se centraba en la recreación del Cerco de Zamora, estrenado el pasado verano en el Sillón de la Reina pero, en esta ocasión, la función presentaba un guión renovado debido a la inclusión de la última figura realizada por el escultor zamorano Jaime Domínguez, Don Sancho.

Bellido Dolfos, Arias Gonzalo, El Cid, Doña Urraca y el pequeño retoño nacido hace unos meses, el rey Don Sancho, acercaron la historia del cerco de la capital del Duero al Teatro Principal, con un lenguaje más abierto, con un mayor desparpajo y con una sencilla manera de hacer reír, además de una gran iluinación. De este modo, niños y adultos descubrieron de una forma sencilla una parte de la historia de la ciudad, que para algunos a día de hoy todavía es desconocida.

Con una historia única en la que se mezcla intriga, ambición, guerra, odios y amores los cinco Gigantes de la familia de Capitonis Durii acompañados de los cabezudos hicieron que el Romancero volviese a escucharse a través de las voces del Grupo de teatro ‘La Tijera’. Así pues, la Bombonera zamorana volvió unos siglos atrás para revivir el Cerco de Zamora, entre la historia y la leyenda, dejando así la ciudad de Zamora libre del cerco que la asediaba.

No hay comentarios

Dejar respuesta