Pablo, de Zamora, abandona Gran Hermano 17 presa de los nervios

Tras ser el primer expulsado de GH17, tuvo la oportunidad de continuar en el concurso en el ‘Contraclub’, un nuevo hogar con nuevas compañeras: Amor, Maite Galdeano y Mª José Galera

El concursante zamorano de la presente edición de Gran Hermano 17, Pablo, se convirtió anoche en el primer expulsado de la casa de Guadalix de la Sierra, una decisión del público que no supuso la inmediata salida del concursante al exterior. Y es que, atónito, Pablo se encontró al otro lado de la puerta el ‘Contraclub’, un nuevo hogar con nuevas compañeras: Amor, Maite Galdeano y Mª José Galera, primeras expulsadas de otras ediciones de GH.

El zamorano ha intentando afrontar la situación, que le ha superado y, presa de los nervios, ha decidido abandonar definitivamente el reality. Al cabo de unos minutos en el ‘Contraclub’, Pablo ha entrado al confesionario para hablar con el Súper y le ha comunicado que quería abandonar el concurso definitivamente. Visiblemente afectado, con la voz entrecortada y respirando con dificultad, Pablo ha admitido: Yo no puedo con esto, enseñando el culo, diciendo que si no sé qué…” Y es que al parecer Maite y Amor han protagonizado su primera discusión, lo que habría hecho saltar por los aires la ya delicada situación emocional de Pablo. Más tarde, el zamorano confesó si Maite Galdeano no hubiera estado en la casa, a lo mejor sí hubiera continuado viviendo en el Contraclub. “Me ha agobiado verlas discutir y ese no era el sitio donde yo no quería estar”, ha dicho.

Aún así, Pablo está feliz tras su paso por el concurso y ha repetido y ampliado su ya mítica frase: “Esta es mi casa, este es mi plató, esto es ‘Gran Hermano’, este soy yo y he salido, pero orgulloso de ello”.

Antes de conocer la decisión del público, Pablo y Miguel enterraron el hacha de guerra y se han pedido perdón antes de que Jorge Javier Vázquez les comunicara cuál había sido la decisión de la audiencia. Miguel estaba convencido de que él iba a ser el primer expulsado y no daba crédito cuando el presentador ha pronunciado el nombre de Pablo.

“La gente no quería que yo estuviera aquí y yo respeto su decisión”, ha asegurado Pablo, quien además, destaca: “No tengo sentimiento de decepción, he disfrutado, he sido yo mismo y ha sido la mejor experiencia que he tenido en mi vida. Entraría mil veces más. Sabía que iba a ser el primer expulsado porque la gente no iba a entender mi forma de afrontar las cosas”.

1 Comentario

Dejar respuesta