El Consistorio: “El mercadillo no es el enemigo del pequeño comercio”

La Casa Consistorial responde a las críticas de AZECO en referencia al mercadillo

Hace unos días se daba a conocer que a partir del mes de octubre el Mercadillo cambiaría su ubicación. De este modo, la patronal del comercio, AZECO, lamentaba en las últimas horas la decisión del Ayuntamiento de ampliar del mercadillo de venta ambulante, proyecto que propone la Concejalía de Comercio en el Alto de los Curas. Con “ampliación” la patronal se refiere a puestos de venta de productos alimenticios.

Ante este malestar por parte de AZECO, la Concejalía de Comercio ha respondido este jueves exponiendo que siempre hubo la costumbre de ofrecer productos de alimentación en este tipo de mercados, y que en el año 2013, con el cambio de ubicación del mercadillo a IFEZA, el Ayuntamiento aprobó por decreto el listado definitivo de productos que se puede comercializar en el mercadillo; listado que fue propuesto por APACA (Asociación para la promoción y apoyo de la Cultura Ambulante), en el que, entre otros, figuran: “comercio al por menor de productos alimenticios de frutas y verduras, frutos secos, caramelos y gominolas”.

También en el mismo decreto se avisa a los servicios técnicos de Salud Pública que lleven a cabo las inspecciones correspondientes de los puestos de productos alimenticios. “Creemos que el mercadillo de venta ambulante no es el enemigo del pequeño y mediano comercio. La venta ambulante es un modelo de comercio que surgió como todos los mercados ambulantes en un momento en que no había un abastecimiento satisfactorio de productos. Hoy es un tipo de comercio que compite con otros, instalado en casi todas las ciudades, incluso en el centro de las mismas, como es el caso de León y Benavente”, explica la Concejalía.

Además, señalan que “el mercadillo crea puestos de trabajo, garantiza la supervivencia de muchas familias y ofrece una posibilidad de compra a personas con un poder adquisitivo bajo. La venta ambulante pertenece a la cultura y tradición del comercio, y mientras a los vendedores les resulte rentable tener un puesto, tiene derecho de existencia tal como toda la gama de instalaciones comerciales. Esta es la medida que marca si en nuestra ciudad existe o no una necesidad de comercio de estas características”, destacan.

Asimismo, la Casa Consistorial asegura que los vendedores del mercadillo pagarán en el alto de los Curas las cuotas correspondientes de ocupación de suelo público, de limpieza, de prestación de servicios de policía y sanidad. “Ellos pagan sus impuestos de Hacienda y la Seguridad Social. Son miembros iguales de la comunidad de Comerciantes por derechos y deberes. Desgraciadamente el origen de la mala situación del pequeño y mediano comercio en el centro de la ciudad tiene razones diferentes que desde un ayuntamiento no se pueden subsanar”, finalizan.

No hay comentarios

Dejar respuesta