El Vino y los toros, la combinación perfecta de Toro

El festejo taurino finalizó sin incidentes

Centenares de toresanos han revivido esta tarde una de las mayores tradiciones taurinas de la ciudad, la fuente del vino, celebrada en las Ferias y Fiestas de San Agustín.

Los más atrevidos y valientes salieron al ruedo en busca de las reses con el único fin de divertir al público congregado en los tendidos que atentos observaban el ruedo.

Jóvenes cortadores, simples aficionados e incluso con capote y muleta en mano saltaron al coso taurino para ofrecer una de sus mejores versiones y ponerse frente a frente con los novillos y vaquillas preparados para esta ocasión.

Con recortes de auténticos profesionales, otros reveses más informales y con grades capotazos los jóvenes y no tan jóvenes dieron buena gala de toreo mientras bebían el vino situado en el interior de la cuba instalada en el centro del albero.

Así, con bebida en mano y para todo el público presentes y con las particulares meriendas de las tardes de toros como la tortilla, embutido… Los toresanos y vecinos de los aledaños pasaron una tarde animada a pesar de algún que otro susto con la última vaquilla, ya que su rapidez, astucia y bravura dio más que un revés a los jóvenes que las sorteaban en el ruedo.

Una charanga fue la encargada de animar más si se puede la tarde con las típicas canciones ‘toreras’.

No hay comentarios

Dejar respuesta