La Reina y su Corte de Honor, elegancia en estado puro

La atleta toresana, Raquel Álvarez Polo, fue la encargada de dar el pregón de la ciudad

La Corte Real acompañada del alcalde de la ciudad y la pregonera

¡Y por fin terminó la cuenta atrás! Desde este viernes y durante varios días la ciudad de Toro se viste de gala para vivir y disfrutar de las Ferias y Fiestas de su patrón, San Agustín.

Tras varios días de ‘calentamiento’ cargados de actividades deportivas y culturales, las bombas reales daban paso a los días grandes de las Fiestas de San Agustín en este año cargado de tan buenas noticias para Toro. Un año especial, que tendrá unas fiestas también especiales desde su inicio este viernes con la coronación de la Reina y la Corte de Honor acompañado del pregón a cargo de la gran deportista Raquel Álvarez hasta la última actividad.

Sobre las nueve de la noche la Corte Real pisaba el escenario de la Plaza Mayor ante un público que abarrotaba las instalaciones y se mostraba ansioso y emocionado con este inicio de fiestas. Siete bellezas ilusionadas con este día, tan esperado desde su niñez, que llegaba a su vida.

De este modo, la Reina saliente cedía su corona al alcalde, Tomás del Bien, para que éste hiciese entrega de la joya a la nueva Reina de las Fiestas de San Agustín. Una corona y una banda que lucirá todas las fiestas con un gran orgullo. Posteriormente, fue el turno de las damas de la corte de honor, que recibieron sus correspondientes bandas entre aplausos del público asistente. Y con todo este ‘reinado’, era el momento de la otra gran protagonista, una belleza toresana del deporte, la pregonera por excelencia, la atleta toresana, Raquel Álvarez Polo.

Con un pregón bonito con un largo recorrido por la ciudad de Toro ensalzando todas sus bellezas, con historias de la niñez, adolescencia y madurez de la deportista Raquel Álvarez, la saltadora, que “no corre, vuela” como bien dijeron en su presentación, destacó lo agradecida y en deuda que está con la ciudad de Doña Elvira, “una ciudad con un pasado ilustre, un presente regado por AQVA y un futuro en nuestras manos”. Tras finalizar el pregón, que encandiló a los toresanos, el alcalde de la ciudad, Tomás del Bien, le hizo entrega de una figura de la Colegiata, símbolo de cariño y agradecimiento de todos los toresanos, como muestra de agradecimiento y orgullo y, un ramo de flores.

Con esta entrega, tuvo la palabra Tomás del Bien, el cual brevemente agradeció a todos los toresanos sus quehaceres y expuso la necesidad de demostrar “que somos gente sana y que nos hemos unido para un bien común: que nos conozcan. Un escaparate para la ciudad de lo que fuimos y de lo que seremos”. Y, para concluir, tanto el público como las autoridades gritaron al unísono: ¡Viva San Agustín!.

No hay comentarios

Dejar respuesta