Coreses se rinde al cantaor Pedro Cintas

El extremeño da un recital digno de admirar

El cantaor Pedro Cintas en un instante de su actuación

Pedro Cintas, cantaor extremeño de La Albuera (Badajoz), pero con parte de su corazón de la capital del Duero visita en estos días tierras zamoranas donde tanto cariño y premios ha recibido. Y todo se debe a que en la noche del sábado, la localidad de Coreses acogía el I Festival Luna de Coreses, un evento novedoso para el municipio que sin duda, después de anoche, se consolidará para el futuro.

El extremeño Pedro Cintas encabezaba un cartel prometedor acompañado de la sonata de Antonio García y de las palmas de José Moreno y Manuel González. Además, minutos previos a su actuación actuaron el cantaor de Sanzoles y Coreses, Ángel Hernández, Ángel ‘El Fary’ acompañado del guitarrista toresano El Churre y la cantaora de la localidad de El Pego, Eva Valle junto a su guitarrista.

Pasadas las diez y media de la noche y con unas trescientas entradas la gala comenzaba. El arte estaba servido y el público entregado. Con una breve presentación poética de la mano de la periodista Carmen Ferreras comenzaba el espectáculo. La cantaora de El pego, Eva Valle era la primera en salir a escena junto a su guitarrista para cantar y emocionar a todos los presentes con seguidillas, tientos y malagueñas. Pero su actuación no quedó ahí, ya que ante la insistencia del público por cantar unos fandangos, la cantaora se ‘arrancó’ con algunos de ellos. Para finalizar Valle optó por unas bulerías.

Tras ella y con ganas de más, a pesar de la impaciencia por el protagonista del cartel, Pedro Cintas, llegó el turno del cantaor arraigado a la localidad Ángel ‘El Fary’. El de Coreses cantó entre aplausos de sus vecinos y foráneos soleá, alegrías y fandangos Tito. Además, también interpretó otros cantes para finalizar con unos fandangos y dar paso al plato fuerte, Pedro Cintas.

Más de una hora de comienzo y ante la salida al escenario del extremeño Pedro Cintas el público mostró su inquietud y ansiedad. Cintas subió al escenario pisando fuerte para mostrarse renovado y con más ganas de nunca de disfrutar del flamenco, su forma de vida. Pero no solo él disfrutó sino que los centenares de personas congregados en el Salón La Arena no dejaron ni un momento de aplaudir al cantaor.

Una voz digna de admirar y con el flamenco corriéndole por las venas Pedro Cintas enamoró al público con su sencillez sobre las tablas. Así pues, el cantaor extremeño cantó la soleá de charamusco dejando a los presentes boquiabiertos y con los pelos de punta para continuar con varias seguidillas, alegrías y bulerías.

Pero no todo fue esto, y es que la gala tenía sorpresa puesto que Cintas es un buen aficionado a los galgos y, ante la presencia de varios galgueros se arrancó a dedicarles un fandango a todos ellos. Un detalle que por si no fuera poco, terminó rindiendo a sus pies a todo el público.

No hay comentarios

Dejar respuesta