El mediador comunitario, una figura al alza en los barrios zamoranos

Clausura del curso de Mediación Comunitaria

Los alumnos del curso de mediación comunitaria que ha concluido hoy han visitado el Ayuntamiento de Zamora dónde han sido recibidos por el Concejal de Barrios, Christoph Strieder, quién ha puesto en valor la figura del mediador comunitario en las sociedades actuales.

Este curso ha sido posible gracias al convenio de colaboración firmado entre las concejalías de Igualdad y Barrios y el centro de formación Soma, colaborador de la Junta de Castilla y León, entidad que promueve el curso a través del ECYL, adecuando la formación práctica con la formación teórica.

Los alumnos del curso, que han desarrollado actividades en los barrios, en las asociaciones de vecinos y en los CEAS, han expuesto al concejal sus impresiones sobre el curso, sobre la figura del mediador comunitario, sobre las distintas actividades desarrolladas, y sobre las posibilidades de desarrollar acciones futuras en este sentido desde las instituciones públicas.

Durante el curso los alumnos han desarrollado actividades como colaborar en las actuaciones asociadas a la gestión de conflictos en la comunidad a través de la cultura de la mediación, participar en un proceso de mediación comunitaria, colaborar en un proceso de evaluación respecto al servicio o programa de mediación, participar en la elaboración de propuestas de promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en proyectos que se estén llevando a cabo en las entidades o colaborar en la elaboración de un protocolo de actuación en caso de detectar situaciones de discriminación o de desigualdad entre mujeres y hombres, contextualizando en el territorio donde se están interviniendo.

Junto con estas actividades también han realizado una obra de teatro centrada en la mediación de conflictos, con los estereotipos típicos en estas situaciones y que ha conseguido transmitir el mensaje que querían hacer llegar a los ciudadanos, calificando la obra como un éxito.

También han defendido la figura del mediador como difusor de valores como la tolerancia, la participación, la corresponsabilidad, etc. y la utilidad del mediador a la hora de detectar problemas y conflictos, ayudar a resolverlos, favoreciendo acuerdos comunes entre los ciudadanos y ayudando a construir una sociedad “más sana”.

Por último han querido poner en valor la posibilidad de que, en la medida de lo posible, las diferentes instituciones públicas se impliquen en proyectos que favorezcan la potenciación de la mediación comunitaria.

No hay comentarios

Dejar respuesta