Comienzan las rebajas: la Junta hará 30 inspecciones en Zamora

La Consejería de Economía y Hacienda ha planificado 320 visitas a establecimientos comerciales de Castilla y León

La Consejería de Economía y Hacienda ha planificado 320 visitas a establecimientos comerciales de Castilla y León para llevar a cabo controles de inspección durante la tradicional campaña de rebajas de verano, que comienza hoy y se extenderá hasta el 31 de agosto.

La vigilancia se centra en garantizar que los productos ofertados preservan su calidad pese al descuento aplicado en los precios y que en las operaciones de venta se garantizan los derechos de los consumidores.

Según han informado a Europa Press fuentes de la Junta la inspección implica reforzar los exámenes sobre las tiendas y la mercancía que en ellas se vende a precios inferiores a los ordinarios con motivo de las habituales rebajas de verano.

La programación establecida asigna a las diferentes secciones provinciales un número mínimo de visitas, que puede ser ampliado. Así, en Ávila, Palencia, Segovia y Soria se llevarán a cabo 20 acciones de comprobación; en Zamora 30; en Burgos y Salamanca 40; en León 60 y en Valladolid 70.

La inspección se practica tanto sobre el establecimiento comercial como sobre los artículos a la venta y se concentra fundamentalmente en textil, alimentación, electrodomésticos, tecnología y mobiliario. En el primer epígrafe, se consideran de especial interés en esta campaña estival los productos de perfumería y cosmética, confección y prendas de vestir, zapatería, material para deporte y ropa de hogar.

En el ámbito de las nuevas tecnologías el acento se pone sobre telefonía móvil, ordenadores, cámaras fotográficas, tabletas, libros electrónicos y reproductores de música y vídeo.

Los controles se realizan conforme a unos criterios previamente estipulados, de manera que una de las primeras medidas consiste en verificar que en los artículos rebajados son visibles tanto el precio original como el vigente una vez aplicado el descuento. En bienes de alimentación se contrasta que el anuncio de los precios por unidad de medida es correcto.

Los técnicos comprueban también que los productos llevan el etiquetado obligatorio y, cuando sea preceptivo, las instrucciones de uso y las advertencias de seguridad suficientes para que el consumidor pueda utilizarlos sin riesgo. En el caso de los bienes de naturaleza duradera, se constata que el comerciante facilita al comprador la garantía de acuerdo con la normativa.

No hay comentarios

Dejar respuesta