Tarde para pensar en Zamora

Cayetano y Clemente -que tomaba la alternativa- salen en hombros de Zamora, mientras que López Simón se va de vacío por el mal uso de los aceros.

Cayetano y Clemente salen en hombros de Zamora./ Fotografía JUANES

Zamora cerró su ciclo taurino de San Pedro con una corrida de la que, al menos en cuanto a público, se esperaba mucho más. Una media entrada que pone en entredicho la continuidad de una Feria difícil en cuanto a que no termina de ‘enganchar’ en los aficionados. Las causas, muchas y de parte de la empresa -en este caso, Circuitos Taurinos– está en buscarlas si es que sigue adelante con este proyecto zamorano. Tres carteles de mucho interés y nunca se ha logrado superar los tres cuartos de aforo… Además, ¿dónde están las peñas que rellenaban el sol? Como esta muchas otras preguntas. El futuro de la fiesta está dentro de la plaza, no en los escasos veinte ‘antitaurinos’ que vociferaban en el acera de enfrente…

Ya metidos en cartel, y para darle gusto a la señora del puro -no sabemos si Cohiba o Montecristo- que ahumaba todo el espacio del viajero, Cayetano estuvo mejor que en temporadas pasadas. Que el francés Clemente se doctoró de matador y, cachis, López Simón que tendrá muchos pensamientos. Del todo a la nada. Cosas.

Clemente se doctoró ante un toro muy justo de fuerzas. El francés, apoderado por Carlos Zúñiga, comenzó con buen pie su difícial andadura como matador. Estuvo bien, con momentos interesantes y, sobre todo, que aprovechó los mejores momentos sobre la diestra a base de insistir ante un toro que se iba apagando. Y así fue. El toro se defendía ante su falta de fuerzas y Clemente buscó el triunfo a base de tesón. Rajado el toro ya cerca de tablas, Clemente se dio un arrimón. Una oreja.

Cerró la corrida el toro mejor presentado de la tarde. Brindó a Carlos Zúñiga y comenzó una templada faena en la que destacó una serie sobre la diestra. Supo darle sitio al toro antes de torear al natural en un trasteo marcado por los altibajos. Mató de pinchazo y estocada. Una oreja.

El segundo fue un toro sin fuerzas, muy parado, y Cayetano, con poso y haciendo gala del temple, logró enganchar al público con muletazos sueltos, esencia en los remates y torería en los detalles. Mató de dos pinchazos y estocada. Ovación con saludos. Pero lo bueno de Cayetano llegó en el cuarto. Faena de mucho interés -se recogocijaban las apuestas señoras y señoritas que lucían gala de verano para tal ocasión en la ciudad de Doña Urraca-. Labor con torería y gusto, rematada con detalles muy toreros que dejaban esencia de perfume -de Boss o Armani-. Una faena que caló muchó en los tendidos, que fue muy aplaudida, que llenó de felicidad a la sutil afición y que, tras una estocada hasta la bola, Cayetano Rivera Ordóñez -que no es decir ‘nada’- cortó dos orejas.

Qué pensará Alberto López Simón a esta horas. Porque Alberto hizo el toreo. Muy torero en el tercero de la tarde. Un toro con transmisión. Un toreo firme, con ansia de poder, con una faena vivida… con un toreo en redondo templado, hondo… Pero qué mal mató. Tan mal que perdió un destacado triunfo. Aún y así, el público lo ovacionó con saludos

Saltó el quinto, con Cayetano que abría la Puerta Grande. Pero el quintono fue el tercero. Fue un toro flojo, con cierta bondad ante el que López Simón hizo una faena de López Simón… con un arrimón bien hilvanado por ambos pitones. Otra vez marró en tres ocasiones. Gran ovación que recogió desde el tercio.

Pasó San Pedro y su feria y sus toros y sus ajos y su cerámica y su flamenco y su folclore. Pero todo volverá a su lugar y su día y su programa. ¿Volverán también la feria y sus toros? He ahí el gran dilema que se le presenta a la ciudad, a los aficionados y, sobre todo, a la faltriquera del empresario. Cachis!

FICHA DEL FESTEJO

Feria de San Pedro. Media plaza en tarde de calor. Toros de Sánchez Arjona. Desiguales de presentación. Con poca fuerza y nobleza.

Cayetano, ovación con saludos y dos orejas.

López Simón, ovación con saludos en ambos.

Clemente, que toma la alternativa, oreja y oreja.

Clemente toma la alternativa con ‘Rumbero’, nº 24, negro, con 528 kilos. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del atentado de Estambul.

REPORTAJE GRÁFICO: FOTOGRAFÍA JUANES

No hay comentarios

Dejar respuesta