DAZ pide responsabilidades tras la muerte de la podenca atropellada

Defensa Animal considera que esta muerte llega "por la indiferencia y la irresponsabilidad" de ciertas personas

La podenca atropellada el martes en la carretera de Villalpando, en Zamora, murió en la mañana de ayer, no pudiendo superar la gravedad de su estado causado por el atropello y por la indiferencia. Así, Defensa Animal considera que esta muerte llega “por la indiferencia y la irresponsabilidad” de ciertas personas y piden que se asuman responsabilidades.

A pesar de haber recibido una transfusión de sangre en la tarde del miércoles que mejoró su estado, las horas transcurridas desde el atropello hasta la atención veterinaria recibida fueron demasiadas. Así lo explica Defensa Animal, que tras hablar con el veterinario afirmó que “de haber sido atendida tras el atropello Lucille estaría viva”.

Para Defensa Animal “hay muchos responsables y las informaciones que estamos recibiendo en estos días nos desconciertan y nos indignan por igual. La persona que atropelló a esta perrita y no paró a auxiliarla es responsable de su muerte, pero también lo son todas aquellas personas que la vieron, según nos dicen, desde al menos el mediodía del martes y no hicieron nada por ayudarla”. Además, desde DAZ se preguntan, “cómo es posible que la vieran y pasaran de largo, cómo es posible que nadie, absolutamente nadie tomara la determinación de ayudarla, de trasladarla a un veterinario, cómo se puede pasar junto a una perra agonizante y seguir de largo”, preguntan indignados desde la Asociación.

Pero, Defensa Animal también culpa a otras personas como a la “Policía Local que tuvo conocimiento de la situación cómo es posible que su respuesta fuera que hasta las once de la noche no se podía hacer nada, no ha sido así en otras ocasiones en nuestra ciudad, de qué depende la actuación, del agente que esté de turno, acaso la diferencia entre la vida y la muerte de un atropellado debe depender de quién esté trabajando ese día en la Comisaría porque actuará de un modo u otro”, exponen.

Y, ante esta situación, también se preguntan cuál es el protocolo establecido por el Ayuntamiento cuando Zamora Limpia recoge un animal herido o enfermo, ” ¿dejarlo tirado como si fuera basura en una jaula hasta que muera?, se preguntan.

Con todas estas preguntas al aire, desde Defensa Animal se quieren respuestas “por desgracia a Lucille ya no podremos devolverle la vida, pero si salvar a otros que en su misma situación aparecen con tanta frecuencia. La indiferencia mata y hay muchos culpables de esta muerte, desde Defensa Animal Zamora exigimos al Ayuntamiento explicaciones y la asunción de responsabilidades por parte de quién corresponda, queremos que públicamente y por escrito nos expliquen lo sucedido y cómo gestionan estos casos”, concluyen.

No hay comentarios

Dejar respuesta