Guardia Civil y Obispado planean acabar con el saqueo de iglesias

En los últimos meses 58 templos han sufrido la acción de los cacos

La Subdelegación del Gobierno y el Obispado se han puesto manos a la obra, en colaboración con las instituciones provinciales, para elaborar un plan que consiga atajar los numerosos robos que en los últimos meses se vienen produciendo en las iglesias de Zamora. Y es que, en los últimos meses, son ya 58 los templos que han sufrido el asedio de los cacos, que se han llevado dinero de los cepillos, obras de arte y han producido daños en el patrimonio, sobre todo en la zona de Aliste, Carballeda y Alba.

Así, la Guardia Civil y la Dióciesis de Zamora han diseñado un plan de actuación específico, según ha informado hoy Jerónimo García Bermejo, subdelegado del Gobierno, en coordinación con los alcaldes de los municipios afectados. La Guardia Civil intensificará las patrullas y la vigilancia y el Obispado mejorará el cierre de los templos y retirará de las iglesias aquellos objetos susceptibles de ser robados, como dinero y joyas.

El modus operandi es siempre el mismo: los ladrones actúa de noche, fuerzan cerraduras de puertas y ventanas y se llevan todo aquello que tenga buena venta.

La Guardia Civil y la Diócesis de Zamora, en colaboración con las instituciones locales, preparan un plan conjunto con el que hacer frente a la oleada de robos que viene sufriendo la provincia de Zamora en los últimos meses. Desde febrero se han producido asaltos en 58 templos de Zamora, fundamentalmente de las comarcas de Aliste, Carballeda y Alba, según reconoció este lunes el subdelegado del Gobierno en Zamora, Jerónimo García Bermejo, tras la reunión mantenida con representantes de la Guardia Civil, el Obispado de Zamora y los alcaldes de algunos de los pueblos afectados por los robos.

García Bermejo explicó que la mayor parte de los robos se producen durante la noche, tras forzar la cerradura de puertas y ventajas. Los objetos que buscan son aquellos que pueden ser vendidos sin causar grandes problemas. Actúa en “rutas preconcebidas, todas ellas en dirección norte sur” a través de las grandes vías de comunicación, tanto la nacional 122 como la 525″.

El vicario general de la diócesis, José Francisco Marías San Pedro, ha reconocido la dificultad de frenar este tipo de robos, ya que hay 398 templos regados por toda la provincia, y en la mayor parte de los casos sin contar ni siquiera con alarma.

No hay comentarios

Dejar respuesta