Coomonte: “En Zamora no me conocen. En Portugal me tratan mejor”

El escultor zamorano asegura en la presentación del I Simposio Internacional de Arte Contemporáneo (SIAC) en Salamanca: “No estoy contento, ¡igual un día me hago portugués!

En la presentación en la Sala de la Palabra del Teatro Liceo de Salamanca a través de la plataforma Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, del I Simposio Internacional de Arte Contemporáneo (SIAC) se habló de cultura, de educación, de iberismo, de globalidad y de fronteras, entre otras cosas. Las referencias a la “fortaleza ibérica” han sido constantes, como unión que nos hace más grandes en nuestra esencia y potencia nuestras particularidades.

Este Primer Simposio Internacional de Arte Contemporáneo se celebrará en la ciudad portuguesa de Guarda entre los días 28 de mayo y 14 de junio y ha sido organizado por el municipio de Guarda y su Museo con la colaboración de la Universidad de Salamanca. En él participarán más de cien artistas de diez países pertenecientes a cinco continentes.

La presentación en Salamanca contó con la participación de Florencio Maíllo y Domingo San Blanco, pintores yzamora coomonte 2 profesores de la USAL, así como con José Luis Barba, director de la Fundación, José Fuentes, catedrático de Bellas Artes de la USAL, Vítor Amaral, concejal de Cultura de Guarda, João Mendes Rosa, director del Museo de Guarda y el gran José Luis Alonso Coomonte. El escultor zamorano dice estar contento con la vida y con lo que hace, pero le duele el trato que actualmente se le da a la cultura, que, según afirma, es lo que a él le alimenta y que dice no encontrar hoy. “Me aburren los periódicos y la televisión; ¡vamos a hablar, a hablar de cultura!”

El SIAC pretende ser un momento de contemplación y creación artística en el espacio histórico de la ciudad más alta de Iberia, con una dimensión socio-cultural clara, ya que promueve el acercamiento entre el artista y el público, con una oferta multidisciplinar para el participante. Su dinamización pivotará en torno a workshops y a la propia creación de jóvenes estudiantes de Arte.

Abordará varias expresiones artísticas, pero sobre todo, la escultura, la pintura y la serigrafía. Cuenta, entre otros, con la colaboración activa de José Fuentes, Catedrático de Serigrafía de la Facultad de Bellas Artes de Salamanca. Pero también con la participación de alguno de los más prestigiosos artistas portugueses, como Graça de Morais, Luís Geraldes, Júlio Pomar, José Pedro Croft o Zulmiro Carvalho.
Y de forma muy especial, se realizará una exposición retrospectiva del escultor zamorano e “ibérico” José Luis Coomonte, uno de los mayores representantes de la escultura ibérica y europea.

A sus ochenta y cuatro años, Coomonte ha expuesto en Salzburgo, México o Nueva York, -entre otros destinos-, sin embargo, nunca ha expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo (MUSAC) de León, circunstancia de la que se duele. Coomonte es absolutamente contemporáneo, porque, como dice, conforme el cuerpo se le va haciendo más viejo, la mente se le hace más joven, Precisamente en el Día Internacional de los museos, se pregunta Coomonte qué es lo que ha pasado con el MUSAC. Reflexión que queda en el aire, casi a sabiendas de que no va a ser respondida. “Me enojo, porque quiero dialogar con la gente de cultura”.

En la emotiva comunicación de Coomonte hizo en Salamanca, con humor, pero con frontalidad, pasó del ámbito personal a la reflexión social, manifestando que la cultura es eso, cultura, que no hace guerras, pues la cultura sólo hace cultura. También la educación es cultura. Sin embargo, hay otras cosas que pareciéndolo, no lo son.

De aquí pasa el zamorano al manido asunto de la globalización, preguntándose dónde está. Negando de esta forma que exista. Demasiados recelos para que tal generosidad se de. Y propone empezar por nuestros vecinos ibéricos, “yo a Iberia, la defiendo”, manifiesta.
Dice José Luis Coomonte, que estamos ultrajando a la Tierra, que le estamos arrancando lo que tiene en sus entrañas para utilizarlo aquí encima. “Cuidado con la Tierra, porque un día nos reclamará lo que es suyo. La Tierra es hermosa y en ella podemos estar bien todos”.
Y, así, con este pudor con el que todavía hablamos de iberismo en este aparente mundo globalizado, donde cada ego afirma su identidad, aún nos sobra un poco de miedo para dar el salto. Tal vez, tengamos que hacer como Coomonte, que sin hacer, hace cosas y de las importantes.
-Coomonte, ¿qué haces?
-Cosas que no sirven para nada.
Yo quiero ser como Coomonte y vivir haciendo cosas que no sirvan para nada.

No hay comentarios

Dejar respuesta