El juez de menores Emilio Calatayud abordará en Zamora el TDAH

La Asociación Zamorana de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad organiza la II Semana de TDAH

Presentación hoy en Caja Rural de la Semana del TDAH

La Asociación Zamorana de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad, Azadahi, organiza la III Semana Zamorana de TDAH, que se desarrolla del 14 al 21 de mayo, y que este año se centra en la adolescencia y las consecuencias de la falta de diagnóstico o diagnóstico tardío de este trastorno psiquiátrico.

Según ha explicado la presidenta de Azadahi, Nélida del Estal, el 7% de la población infantil padece uno o ambos trastornos de forma combinada -déficit de atención e hiperactividad-, pero gran parte de la misma no será diagnosticada a tiempo o incluso nunca, lo que conlleva el deterioro de sus relaciones sociales y familiares, fracaso escolar y problemas de adaptación. Y es que se trata de trastornos sin cura de los que el 70% persisten en la adolescencia, pero que pueden ser manejados y llevar una vida normal.

Muchos de estos casos, debido a la falta de control sobre el trastorno, terminan en los juzgados por hechos delictivos. Precisamente, el juez de menores de Granada, Emilio Catalayud, famoso por sus planteamientos ante la problemática juvenil, expondrá en Zamora su experiencia con estos menores quienes, gracias a que sus casos entraron en la maquinaria judicial, han podido ser tratados y reconducir sus vidas. Será el sábado, día 21, a las 12.00 horas en el Teatro Ramos Carrión, con entrada con invitación.

Previamente el miércoles, 18 de mayo, la psicóloga infanto-juvenil Mar Gallego Matellán pronunciará una conferencia sobre ‘Adolescencia y TDAH: enfoque desde la educación emocional’, tema sobre el que versa su libro, que firmará y se dispondrá a la venta en el mismo lugar de la charla, en el salón de actos de La Alhóndiga, a las 19.00 horas. La entrada será libre hasta completar aforo.

Aunque se ha avanzado mucho en el camino, los responsables de la asociación reconocen que queda mucho por hacer: desde la preparación del sistema educativo para detectar y manejar estos casos, hasta la superación del temor de las familias a aceptar que sus hijos pueden padecer TDAH. “Tienen el mismo derecho a recibir una educación en igualdad”, concluyen.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta