La Plataforma por los Derechos de los Refugiados convoca una manifestación

La manifestación tendrá lugar este sábado a la doce de la mañana en la Plaza de La Constitución

Plataforma por los Derechos de los Refugiados en Zamora

La Plataforma por los Derechos de los Refugiados de Zamora convoca una manifestación este sábado a las doce de la mañana en la Plaza de La Constitución para luchar y reivindicar los derechos de los refugiados.

La Plataforma por los Derechos de los Refugiados celebrará este sábado una manifestación en la capital, en la Plaza de La Constitución, para tratar de concienciar de los problemas que sufren los refugiados a la sociedad. Esta Plataforma expone lo siguiente:

Lo que está sucediendo en las fronteras de la Unión Europea convertida en fortaleza, con sus muros, sus alambradas de espino, sus gases lacrimógenos, la policía de frontera reprimiendo violentamente, todo ello para impedir la entrada de refugiados y migrantes y cuando se les acepta, hay gobiernos como el de Dinamarca que confiscan sus bienes, hecho que recuerda al robo de los objetos de valor a los deportados por los nazis. Son síntomas de la descomposición de la Unión Europea, incapaz de respetar sus principios humanitarios y democráticos sobre los que se levantó. El reciente acuerdo entre la U.E. y Turquía viene a remarcar esta ignominia, incumpliendo los acuerdos internacionales sobre el derecho de asilo que asiste a los refugiados, tal como denuncia Amnistía Internacional.

En un mundo que, según un informe del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados, ACNUR (58 millones son atendidos por este organismo), el número de personas refugiadas que llegaron a Europa procedentes de Siria a mitad de 2015 eran 4 millones. Los hemos visto a través de reportajes de medios de comunicación o documentales hechos por ONG y voluntarios que ayudan a las personas refugiadas. Hemos visto su sufrimiento, su miedo, su angustia, el espanto que deja el horror de la guerra en sus rostros demacrados por una travesía llena de dificultades, huyendo de la muerte, indefensos ante las mafias, padeciendo violaciones y penurias sin fín. Los hemos visto arrastrándose por caminos, atravesando ríos turbulentos, hacinándose en campos improvisados convertidos en cenagales, enfermos, sin alimentos, ateridos de frío. Para muchas de estas personas de todas las edades, hombres, mujeres, niños estas dificultades fueron insuperables. Solo vemos sus cuerpos arrastrados por la olas, otras han ido a engrosar la lista de desaparecidos que nadie reclama habiéndose convertido el Mediterráneo en la mayor fosa común de la historia.

Esto no es consecuencias de causas naturales sino de las guerras propiciadas por EE.UU. y la U.E. para hacerse con recursos estratégicos o el control geopolítico de la zona cuando no llevadas cabo directamente: Irak, Afganistán, Libia, Siria,.. Es responsabilidad de los Estados y de los poderes de la U.E. y a ellos hay pedirles cuenta.

Ante la indiferencia de los poderes de la U.E., de los mismos que están aplicando las políticas neoliberales retrotrayéndonos a un mundo sin derechos y sin libertad, aplicando un darwinismo social de un capitalismo salvaje y senil incapaz de satisfacer las necesidades mas elementales, saqueando la riqueza acumulada en forma de servicios públicos a través de la privatización, aquellos que no les importa llevar a la miseria y al paro a millones de personas trabajadoras, de desahuciar a cientos de miles y de favorecer a los poderosos socializando sus pérdidas y privatizando sus ganancias, son los que el sufrimiento ya sea de las clases populares, de los refugiados, de los excluidos les deja indiferentes.

Por eso hay que exigir el cumplimiento de los DD.HH., hay que salir a la calle a denunciar su violación, a pedir que paren la guerra, a dejen de explotar, saquear y oprimir a los pueblos. Debemos ser nosotros, la ciudanía, quienes demos respuesta a estos problemas, quienes favorezcamos un internacionalismo solidario.

Por un lado creando una red solidaria capaz de acoger al refugiado con dignidad y respeto. Por otro generando un contrapoder que obligue a los gobiernos a cumplir con los DD.HH. y con los derechos a los refugiados.
En toda España hay convocadas manifestaciones para exigir el cumplimiento de estos derechos y denunciar el acuerdo de la UE con Turquía.

No hay comentarios

Dejar respuesta