La lluvia da una tregua al Cristo de Morales

Cientos de fieles acuden a la procesión de la Virgen del Rosario hasta la ermita

La lluvia ha dado una tregua esta mañana y ha permitido a los vecinos de Morales del Vino acompañar a la Virgen del Rosario en los escasos kilómetros que separan la localidad de la ermita del Cristo, donde a las 11 de la mañana esperaban autoridades y romeros llegados de Zamora y de pueblos vecinos para celebrar la tradicional misa en el día grande de las famosas fiestas del Cristo de Morales.

A las 10 de la mañana ha partido la procesión del templo parroquial de Morales, y ha discurrido con nutrido acompañamiento a través de la calle Zamora hasta la salida del pueblo, donde al paso de la banda de cornetas y tambores los cargadores han apretado el paso para llegar a la ermita a tiempo para la celebración eucarística y librar el aguacero que, finalmente, no llegó.

En el camino, no ha faltado el saludo a la Virgen del Viso, mientras las campanas de la ermita repicaban sin cesar anunciando la próxima llegada del cortejo, presidido por el párroco, José Alberto Sutil.

Especialmente emotivo ha sido, como es tradición, la entrada de la Virgen al altar, a los pies del Cristo crucificado, que ha requerido la pericia y buen hacer de los cargadores, tras algunas maniobras en el interior del templo.

En la pradera, empapada por las últimas lluvias, no faltan este año gran cantidad de casetas, incluida la concurrida de los quintos de Morales, ni tampoco los tradicionales puestos de rosquillas, avellanas, churros e incluso un puesto solidario de Bomberos en Acción.

Como es tradición, y si el tiempo lo permite, miles de romeros pasarán el día en la pradera, donde degustarán las viandas -embutidos, tortilla, empanada- y la clásica limonada que elaboran los quintos, antes de partir de vuelta, esta noche, al templo de salida acompañando a la Virgen tras hacer tres reverencias ante el Cristo. Por la noche, la celebración continúa en el pueblo amenizada con la verbena de la orquesta Mozart.

El día de hoy no ha estado exento de polémica, al no haber recibido invitación por parte del Ayuntamiento de Morales -encabezado por el alcalde, Miguel Piorno- ni la presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo, ni el subdelegado del Gobierno, Jerónimo García Bermejo, cargos institucionales que por primera vez este año no han estado presentes en la celebración. Sí asistieron, no obstante, representación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; el delegado territorial de la Junta, Alberto Castro; el teniente de alcalde de Zamora, Antidio Fagúndez, y el alcalde de Benavente, Luciano Huerga.

No hay comentarios

Dejar respuesta