Huerga urge soluciones tras el derrumbe del puente de Castrogonzalo

El camino en cuestión sirve para el traslado de los vehículos a los talleres de reparación de maquinaría agrícola radicados en la ciudad

El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, ha enviado una carta al subdelegado del Gobierno en Zamora, al delegado territorial de la Junta y a la presidenta de la Diputación, instándoles a que tomen las medidas necesarias para solventar lo antes posible la situación acaecida por la caída de parte del puente que une Castrogonzalo y Benavente.

Un derrumbe que tuvo lugar el pasado domingo por la tarde, cuando se vino abajo parcialmente de una de las pilastras del puente de piedra sobre el río Esla que comunica Benavente con Castrogonzalo (camino de Torrizales). Como consecuencia del hundimiento se abrió un gran socavón en la calzada que obligó de inmediato al corte de tráfico por parte tanto de la policía local de Benavente como por la Guardia Civil.

Estado en el que quedó el puente de Castrogonzalo tras el derrumbe parcial
Estado en el que quedó el puente de Castrogonzalo tras el derrumbe parcial

Según argumenta Huerga, “el puente en cuestión, titularidad del Ministerio de Fomento, constituye la única vía que tienen los agricultores de Castrogonzalo para acceder a las tierras de la parte del término municipal situado a la izquierda del río Esla. El hecho del corte del camino en cuestión supone la imposibilidad de acceso de la maquinaria agrícola a esa zona, hecho este de gran gravedad puesto que los puentes más cercanos son el de Villafer a 20 km, aguas arriba de Castrogonzalo y el de Bretó-Bretocino, a 22 km. aguas abajo”.

Asegura que el cierre de la vía supone no sólo un grandísimo perjuicio para los agricultores y ganaderos que tienen sus explotaciones en la zona de la Vega del Esla, máxime en una época donde las labores del campo requieren una constante atención, sino también para la ciudad de Benavente, puesto que el camino en cuestión sirve para el traslado de los vehículos a los talleres de reparación de maquinaría agrícola radicados en la ciudad.

Asimismo, la comunicación entre las dos márgenes del río a través del puente de piedra ha sido una constante histórica, no sólo para los labradores, sino también para los viajeros y, en los últimos tiempos, para los peregrinos que hacen el Camino de Santiago, los cuales ya han comunicado al ayuntamiento benaventano sus quejas y malestar por la ausencia de señalización en el camino que indique el corte de la vía tradicional.

“A la vista de los hechos y de los graves perjuicios que el cierre de la vía puede ocasionar al territorio y a sus habitantes, se hace absolutamente necesario la búsqueda y adopción de medidas de solución que garanticen la comunicación entre ambas márgenes del río”, concluye el regidor.

No hay comentarios

Dejar respuesta