Edades del Hombre: diálogo entre fe y cultura mediante el agua

La muestra reúne 138 obras en la Colegiata de Toro y la iglesia del Santo Sepulcro

José Ángel Rivera de las Heras, comisario de la exposición, ante Jesús Resucitado

Todo está preparado a estas horas en Toro para el inicio de la XXI edición de Las Edades del Hombre, que bajo el título ‘AQVA’ reúne en Toro 138 obras desde el siglo IV a la actualidad con el agua como hilo conductor. El de Toro es una edición “bella y de lectura sencilla”, en palabras del secretario de la Fundación Edades del Hombre, Gonzalo Jiménez, que tiene como objetivo el diálogo entre la fe y la cultura en la construcción de la catequesis y de nuestras señas de identidad como castellanos y leoneses.

AQVA se muestra al visitante en dos joyas arquitectónicas de la ciudad toresana: la Colegiata de Santa María la Mayor y la iglesia del Santo Sepulcro, separadas por apenas unos metros de distancia, lo que facilita el tránsito del visitante de una a otra sede. La Colegiata alberga los cuatro primeros capítulos de la muestra -‘Agua de vida’, Preparando caminos’, Los cielos se abrieron’ y ‘Cristo, fuente de agua viva’-, y los dos últimos -‘El bautismo que nos salva’ y Renacidos por el agua y el espíritu’- quedan reservados al Santo Sepulcro.

Durante el recorrido, las paredes de agua guían al visitante en la interpretación del relato, envuelto además por bellísimo hilo musical compuesto por el toresano David Rivas, que evoca el agua. Los audiovisuales juegan un papel muy importante en el relato expositivo.

La muestra reúne la obra de “los grandes” escultores y pintores, apunta José Ángel Rivera de las Eras, comisario de la exposición: Claudio Coello, Gregorio Fernández, Luis Salvador, Zurbarán, la Escuela de Rivera, Juan Ruiz de Zumeta, Antonio Tomé… y llega hasta nuestros días, con obras de Antonio López y los zamoranos Antonio Pedrero, Enrique Seco, Luis Cortés, Ángel Quintas, Ricardo Flecha y Luis Alonso Coomonte.

Como novedad, en esta edición tiene cabida la técnica del azulejo, con una obra de San Antonio de Padua, de Lisboa.

La obra más antigua expuesta en la muestra data del siglo IV, un mosaico romano hallado en Carrizo de la Ribera. Del total de las obra, un tercio proceden de la Diócesis de Zamora.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta