El Duero aumentará su caudal a lo largo del día

En el resto de ríos bajará su caudal

Los ríos de Castilla y León mantienen este sábado su lenta evolución a la baja, con la excepción del Duero a su paso por Zamora, donde aumentará su caudal a lo largo del día hasta alcanzar la punta de la avenida en la capital, en la tarde-noche, con valores que se espera sean ligeramente inferiores a los del pasado martes.

Sigue la situación de alarma en la región por el elevado caudal de los ríos en las diferentes provincias. La evolución de los caudales a nivel general es de lento descenso. Pero la gran excepción es el Duero, que a su paso por Zamora, continuará aumentando su caudal a grandes niveles. A pesar de ello, se espera que su aumento sea inferior a la semana pasada.

Según ha informado la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) los ríos Esla y Pisuerga han alcanzado en Benavente (Zamora) y Valladolid las puntas de sus crecidas la pasada noche y ahora mantienen una clara tendencia a la baja.

El número de estaciones que este sábado que se encuentran en situación de alerta o alarma es de 24, correspondiente a los ríos Arlanza en la provincia de Burgos; en la provincia de León los ríos, Cea, Porma, Órbigo, y Esla, estos dos últimos también en la provincia de Zamora, al igual que los ríos Tera y Valderaduey; en la provincia de Palencia los ríos Arlanza, Carrión y Pisuerga, y en la provincia de Valladolid los ríos Pisuerga y Duero. En las últimas horas también han salido de esta situación los ríos Arlanzón en Burgos y Ucieza en Palencia.

Los tramos situados aguas abajo de embalses mantienen, como días anteriores, caudales estables, pero relativamente altos, a causa de los desembalses preventivos que se continúan realizando, dado que aunque en el día de ayer las lluvias fueron escasas, este sábado se esperan nuevas precipitaciones en prácticamente toda la cuenca, que obligan a mantener los resguardos necesarios.

Sobre la evolución previsible del episodio de avenidas, aunque este sábado es de tendencia lenta pero clara de descenso de caudales en todos los ríos (salvo el caso del Duero en Zamora), dependerá de la intensidad de las lluvias que hoy se produzcan. La alta saturación del suelo, provoca que ante lluvias no muy intensas, los cauces vuelvan a elevar sus caudales.

Si estas lluvias no provocaran nuevas crecidas en cabeceras, ni obligaran a incrementar los desembalses, el episodio de avenidas iría remitiendo lentamente.

No hay comentarios

Dejar respuesta