La Cueva del Jazz celebra un festival de música punk-rock

La cuarta edición del festival dará comienzo a las 18.00 horas

Este sábado, la Cueva del Jazz, celebra la cuarta edición del DEAD BUT LIVE FEST. Una edición para la que la organización del Festival y la propia Cueva del Jazz se han unido y dedicado un gran esfuerzo para asegurar una edición por todo lo alto.

El festival dará comienzo a las 18.00 horas y tendrá un coste de 8 euros con entrada anticipada y 10 euros en taquilla.

Este año hay una gran selección y participación de buenos grupos, procedentes de diferentes ciudades:

Blowfuse: Skate Punk Rock Espiralizado desde Barcelona.

BaXtards: Punk Rock Zamora.

Zoketes: Punk Rock a tope! A lo Zeke desde León.

Free City: Punk Rock desde Valladolid.

Serrabulho: Grind Core Metal Locura desde Portugal.

The Gaps: Punk Grunge Rarely Power desde Salamanca.

Ninchi Surf System: Dry Surf Instrumental desde Fermoselle.

Algunos de ellos son muy conocidos debido a sus trabajos como los dos primeros.

– BLOWFUSE es una de las bandas de punk rock más conocidos y activos de su país, España.

Surgido en Barcelona, alrededor de 2008, que se conoce como Godfarts y rebautizada en 2013 como Blowfuse, han lanzado dos álbumes de estudio, Messed Up Minds (2010) y de su nuevo álbum “Into The Spiral”(2013), grabado, producido y mezclado por Darian Rundall (Pennywise, TSOL, suicida, etc).

Influenciado por los 80 y olas de punk rock de los 90 y el estilo de vida del monopatín, la artesanía Blowfuse un estilo propio, mezcla de la agresividad del hardcore punk, las melodías pegadizas del rock de los 90 el punk, los poderosos riffs de rock clásico, con ácido y paranoicas letras.

– BAXTARDS

Nacieron como “Growing Up Bastards” en el verano del 2008, nombre que les definía como cuatro jóvenes, bastardos de una realidad social bastante hipócrita en la que sus ideas, ilusiones, convicciones parecían no tener cabida. A día de hoy, siguen siendo los cuatro amigos de siempre: Miguel Montalvo, Javi Vasallo, Samuel Eleno y Eduardo Vicente. Tras la primera maqueta, homónima, auto-producida, dieron sus primeros pasos en este mundillo tan injusto, como otros muchos, de la música. Los palos de la vida y la no resignación ante este contexto, les siguió animando y les unió en su ilusión de componer, tocar y luchar por su música: siguen creciendo como bastardos, por necesidades del guión. A principios de 2011 empezaron las composiciones de este LP, también auto-producido, en el que fundieron su rabia, sus miedos e inquietudes, pero también, su ánimo de continuar en esto. Después de casi año y medio de increíbles esfuerzos, interminables viajes y la ruptura de algunas conexiones neuronales en sus cabezas, concluyeron, al fin, lo que sería su primer disco.

No hay comentarios

Dejar respuesta