Entrala, El Perdigón, Fresno de la Polvorosa y Gallegos del Pan no han rendido nunca cuentas

La Diputación refuerza el servicio de Asistencia a Municipios para ayudar a los pueblos en sus obligaciones con el Consejo de Cuentas, reunido hoy en el Palacio de la Encarnación

El Pleno del Consejo de Cuentas de Castilla y León se reunió esta mañana en la Diputación de Zamora para aprobar el Informe de seguimiento de los ayuntamientos con incumplimientos reiterados de la obligación de rendición de cuentas. En la provincia de Zamora hay cuatro ayuntamientos que nunca han presentado cuentas y 23 que tienen algunas pendientes.

EL presidente del Consejo de Cuentas, Jesús Encabo, explicó a los medios el contenido de dicho informe aprobado en el pleno de hoy, señalando que se trata de la cuarta ocasión en sus 14 años de historia en la que el órgano autonómico de control externo realiza una convocatoria plenaria fuera de su sede. La decisión obedece al doble objetivo de divulgar en el conjunto de la Comunidad la actividad de la Institución y continuar impulsando el cumplimiento de la obligación legal de la rendición de cuentas por parte de las entidades locales.

En relación con este asunto, la presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo, dio a conocer el acuerdo aprobado esta misma mañana en Junta de Gobierno de contratar otro secretario-interventor adscrito al Servicio de Asistencia a Municipios, que se suma a los tres que existen en la actualidad, para asesorar en estos y otros aspectos a los ayuntamientos de la provincia. Igualmente ofreció la posibilidad de organizar jornadas de sensibilización, al estilo de las Escuelas de Alcaldes, en la provincia para colaborar en la difusión de estos temas.

Hay que tener en cuenta que, tal como informó el presidente del Consejo de Cuentas, en la muestra realizada en los municipios de Zamora para la confección de este informe hay cuatro (Entrala, El Perdigón, Fresno de la Polvorosa y Gallegos del Pan) que nunca han rendido cuentas y otros 23 que entre 2010 y 2013 tienen dos o más cuentas pendientes.

Evolución positiva en la rendición de cuentas

El informe analiza específicamente la situación que presentan los ayuntamientos en determinados aspectos de su organización y funcionamiento, así como las causas de los incumplimientos. La rendición de cuentas por parte de los 2.248 ayuntamientos de Castilla y León, (con datos actualizados a 11 de abril de 2016) registra una evolución positiva con más de 11 puntos de incremento, habiendo pasado del 82,6% del ejercicio 2003 hasta el 94% de 2013. Asimismo, el cumplimiento dentro del plazo legal ha mejorado notablemente, pasando del 37,5% inicial al 78,8%.

La fiscalización se ha centrado fundamentalmente en los ayuntamientos con población inferior a los 1.000 habitantes que tenían pendientes de rendir dos o más cuentas en el periodo 2010-2013, tomando una muestra representativa de los mismos para determinados aspectos del análisis. A la fecha inicial de referencia para la realización del informe (30 de abril de 2015) se encontraban en dicha situación 233 ayuntamientos, con un total de 743 cuentas pendientes de rendición.

Los municipios de las provincias de Zamora, Segovia y Ávila, son los que presentan índices de incumplimiento más altos, resultando afectados por esta situación el 23,9% de los ayuntamientos menores de 1.000 habitantes de Segovia, el 20,6% de los pertenecientes a la provincia de Zamora y el 17,1% de los de Ávila.

Atendiendo a su población, los ayuntamientos menores de 250 habitantes son los más afectados por dicha situación, concentrando el 70% de los 233 ayuntamientos con incumplimientos reiterados.

Según han manifestado los ayuntamientos afectados, los órganos de gobierno no siempre son conocedores de los requerimientos de rendición de cuentas efectuados por el Consejo de Cuentas a sus municipios.

Causas de la falta de rendición y medidas adoptadas

Las causas que de forma expresa señalan los ayuntamientos de la muestra como determinantes de la falta de rendición de cuentas guardan relación fundamentalmente con la insuficiencia de medios, tanto humanos (58,9%) como materiales (40%) y con  el retraso en la llevanza de la contabilidad (37,9%).

Entre las medidas adoptadas por los ayuntamientos para dar solución a los problemas que impiden o dificultan la rendición de cuentas, la más frecuente ha sido recurrir a los servicios de empresas externas (17,4%), seguida de la modernización de medios informáticos (14%) y la solicitud de ayuda a los servicios de asistencia técnica de las diputaciones (10,5%). Por provincias, las opciones mayoritarias son, en Ávila, Palencia y Segovia, la asistencia de empresas externas; en León la asistencia de la diputación; y en Burgos y Zamora la mejora de medios informáticos.

Recomendaciones

El Consejo de Cuentas, al mismo tiempo que constata los progresos producidos en los últimos años, realiza nueve recomendaciones en las que insiste en determinados aspectos ya reflejados en anteriores informes. En este sentido se vuelve a plantear que la Junta de Castilla y León adopte medidas normativas para que, con carácter general, la rendición de cuentas constituya un requisito indispensable para la concesión y/o pago de ayudas y subvenciones públicas a las entidades locales, en la línea de las ya implantadas por otras Comunidades Autónomas como la Valenciana, Galicia, Madrid, Aragón, Cataluña y Canarias.

También se recomienda que las diputaciones y el Consejo Comarcal del Bierzo desarrollen acciones de concienciación y formación orientadas a sensibilizar a los cargos electos de las corporaciones locales, en el puntual cumplimiento de las obligaciones de rendición de cuentas.

Por otra parte, el Consejo considera que la Comunidad Autónoma debería proceder a revisar la composición de las actuales agrupaciones existentes para el sostenimiento en común del puesto de trabajo de Secretaría para adaptarlas, con criterios racionales y objetivos, a la carga de trabajo.

De igual manera, se plantea que se restrinja al máximo, por parte de la administración autonómica, la autorización de acumulaciones para la compatibilización de varios puestos por los FHN, respecto a otras formas de provisión que, aunque de carácter igualmente temporal, resultan más acordes con la naturaleza de las ausencias o vacantes que se pretenden cubrir.

Finalmente, debería acometerse una revisión de la actual regulación estatal de carácter básico, reduciendo los plazos de aprobación y rendición de la cuenta general ante los órganos de control externo. Con ello se conseguiría una mayor agilidad en el suministro de la información contable y el control de su gestión, optimizándose igualmente la transparencia, al aproximar la información económica y presupuestaria de la gestión realizada, a la fecha de cierre del ejercicio al que se refiera.

No hay comentarios

Dejar respuesta