El alfombrazo de Soraya Arnelas, el contraataque de Guarido

Ante la polémica del obsequio de la bandera republicana entregada a la familia del brigadista sueco, Conny Andersson

La foto que causó tanto revuelo en el año 2012

En plena polémica por el regalo de una bandera republicana en el Salón de Plenos de la Casa Consistorial, Casa Oficial de los zamoranos, el equipo de gobierno echa la vista atrás y recuerda al Partido Popular la famosa foto que la cantante Soraya Arnelas publicó tumbada en la alfombra del mismo lugar en el año 2012.

El viaje promovido por la hija del brigadista, Bitten Andersson, que quiso traer a hijos, nietos y otros familiares para conocer de primera mano los lugares que fueron tan significativos para el brigadista internacional, Conny Andersson, durante su estancia en España ha causado mucho revuelo, más del esperado. Lo que parecía una visita turística y rememorativa para conocer la ciudad y visitar el Museo de Baltasar Lobo, conociendo así la obra del escultor de Zamora, amigo personal del brigadista y activo en el campo de la república y la justicia social, se ha convertido en un acto juzgado y criticado por políticos de la oposición y por parte de la sociedad.

El Ayuntamiento de Zamora recibía el pasado jueves en la Casa Consistorial a un grupo de más de veinte personas suecas que visitaban la ciudad para conocer los lugares más significativos para el brigadista internacional Conny Andersson y visitar la obra de Baltasar Lobo, amigo personal. Ante la recepción por parte del equipo de gobierno en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, este le regaló a la familia del brigadista una bandera republicana en honor de los intereses por los que el brigadista había luchado.

Pero este detalle, como dice el equipo de gobierno de Francisco Guarido, “un regalo legal, que se dio a los descendientes con cariño por los derechos e intereses por los que el brigadista había luchado” ha suscitado mucha polémica. Ante este obsequio las respuestas no se hicieron esperar y el Partido Popular, en concreto Clara San Damián, expresó su absoluta indignación ante este acto y declaró que “una bandera republicana no puede ser el regalo oficial”. Asimismo, el portavoz y concejal del equipo de gobierno Miguel Ángel Viñas respondió con que “fue un regalo personal y no un regalo institucional. Además, la bandera republicana no es anticonstitucional, y no hay ninguna sentencia que prohíba su exhibición”, insistía.

Por ello, el equipo de gobierno se ha puesto manos a la obra y ha recordado al Partido Popular la famosa foto del año 2012 que la cantante Soraya Arnelas publicaba en Twitter, antes de ofrecer su concierto de San Pedro en La Plaza Mayor, tumbada en la alfombra del Salón de Plenos del Ayuntamiento. La cantante utilizó el Consistorio para hacerse fotos, vestirse y prepararse antes de salir a escena. Un acto que causó mucho revuelo entre los partidos políticos del Ayuntamiento.

No hay comentarios

Dejar respuesta