Las varas con flores, en alza, llenan de vida la ciudad

El Resucitado llena de alegría el rostro de su madre

Encuentro entre el Resucitado y su madre, la Virgen del Encuentro en la Plaza Mayor

La Cofradía de la Resurrección pone punto final a una Semana Santa con la ceremonia del Encuentro. Un cielo despejado, sol, nada que ver con el día gris de ayer. Hoy, florecía la primavera, la alegría, la felicidad. Hoy, era domingo de Resurrección.

Jesús Resucitado y la Virgen del Encuentro recorrían esta soleada mañana las calles de la ciudad para producir el momento alegre que cierra la Semana Santa año tras año. A las nueve de la mañana el Cristo iniciaba su recorrido desde la iglesia de La Horta para dirigirse por la Cuesta de Pizarro acompañado de la Banda de Música de Zamora. Un cuarto de hora después, era su madre, la Virgen la que ascendía por la Cuesta del Piñedo impaciente por encontrarse con su hijo. Pasadas las once de la mañana, en la Plaza Mayor, ambas imágenes se encontraban bajo la atenta mirada de miles de cofrades que alzaban sus varas floridas al cielo con gran ilusión por la Resurrección

Allí, la Virgen que lucía su manto negro debido a su riguroso luto, lo cambiaba por un manto azul, que resplandecía y daba luz al escenario tras realizar las corresondientes reverencias entre ellos. A ritmo del Himno de España, las miles de personas que se encontraban en la Plaza Mayor transmitían su alegría y esperanza de vivir este momento. Tras ello, ambas comitivas en una sola han descendido la Cuesta de Balborraz para dirigirse hacia La Horta.

Un momento que pone punto y final a la semana de pasión de Zamora tras vivir unos intensos días de dolor, sufrimiento, penitencia, calvario y desconsolación. Un día, el Domingo de Resurrección que da pie al inicio de la felicidad y de las romerías. Un domingo con el que la sociedad zamorana disfruta, se alegra y aprovecha para disfrutar del tradicional plato ‘Dos y Pingada’. Comienza la cuenta atrás para la Semana Santa 2017.

Galería de imágenes del Domingo de Resurrección de Enrique Conde

No hay comentarios

Dejar respuesta