Miserere multitudinario para celebrar el 75 aniversario del Jesús Yacente

El Miserere, obra del Padre Alcacer, consigue ser uno de los momento más emotivos de la Semana de Pasión

Canto del Miserere en la plaza de Viriato. Foto: Archivo. Víctor Rodríguez Alonso

Como cierre al Jueves Santo, la capital zamorana se sumergirá en un profundo silencio, interrumpido tan solo por el sonido de las campanillas del viático que acompañan al Jesús Yacente.

La Penitente Hermandad de Jesús Yacente celebra este año sus setenta y cinco años de vida, toda una vida de sentimiento, emoción a flor de piel y pasión por vivir y conservar la semana de mayor pasión para la ciudad, la Semana Santa.

Un acto que irremediablemente este año tendrá un mayor sentimiento para los más de un millar de Hermanos que conforman esta cofradía, la Penitente Hermandad de Jesús Yacente. Una cofradía firme desde sus inicios en 1941.

El Jesús Yacente que partirá a las 23.00 horas de la iglesia de Santa María la Nueva es considerada una de las procesiones de referencia en la Semana Santa Zamorana, no sólo por su gran tradición en las calles de la ciudad sino también por el canto del Miserere que se produce en la Plaza de Viriato formando sin duda, uno de los momentos más impresionantes, sobrecogedores y emocionantes de la Semana Santa de Zamora. Un canto que rompe la madrugada de la ciudad.

El rezo del Miserere es una obra del Padre Alcacer, que logra reunir a miles de personas en la Plaza de Viriato para asistir emocionados al paso de la imagen mientras suenan los versículos del Salmo 50. El coro para su interpretación ha ido creciendo año tras año para llegar hasta los doscientos integrantes.

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta