Luis Felipe Delgado declara su amor por Zamora con los cinco sentidos en su pregón

Un pregón lleno de emoción, memoria y agradecimiento

Luis Felipe Delgado en su Pregón de Semana Santa

Esta mañana de Domingo de Ramos el Teatro Ramos Carrión acogía uno de los actos considerados de mayor relevancia de la Semana Santa, el Pregón. Este año, y 34 años después de haberlo hecho por primera vez, Luis Felipe Delgado pisaba las tablas del Teatro para emocionar con sus vivencias y su inmensurable amor por Zamora a todos los presentes.

Presentado por Luis Jaramillo, director regional de la Cope, que se deshizo en elogios para su amigo y maestro, ya anunciaba que el pregón iba a estar lleno de sensaciones, con las cuales muchos iban a revivir grandes momentos y con las que los jóvenes asistirían a la crónica de una vida. “Es Barandales de Honor de la Junta Pro Semana Santa, ha pregonado la Semana Santa de Zamora en ocho ocasiones y lo ha hecho por toda España, ha dado numerosas conferencias sobre cofradías en sus celebraciones y ha escrito dos libros”, esta era la presentación que su amigo le hacía a Luis Felipe Delgado, y así comenzaba el pregón de Semana Santa en Zamora.

Luis Felipe Delgado ha realizado en esta mañana de domingo una declaración de amor total y absoluta por Zamora desde su oración inicial, con la que empezó el pregón, hasta su última palabra. Un amor con los cinco sentidos a la ciudad, que hizo sumergirse a todos los presentes en el ambiente que se vive estos días en las calles a través de la voz de Delgado.

En el pregón hizo un repaso a toda su vida y a la de los que estaban presentes recordando su amor a Zamora con los cinco sentidos. Con la vista en los cultos cuaresmales, los olores de la encuadernación del maestro José María Alejandro, los sabores del potaje de Cuaresma, el ruido de las primeras marchas ensayadas en el Ayuntamiento Viejo y el tacto de la piedra. Asimismo, Delgado también hizo un breve recorrido por las cruces de la ciudad entre las que destacó la de Bercianos de Aliste y su primera cruz, una cruz que un niño pidió a Fermín Crespo Concejo, y por último, la de la Soledad.

Pero todas estas vivencias no fueron las únicas protagonistas del pregón, Luis Felipe Delgado también tuvo mención para destacar la gran virtud de la Pasión de Zamora. “Esta Semana Santa se hace desde abajo. Es el mayor valor que tiene y la razón de su continuación”, añadió. Con ello, realizó un ‘viaje’ por las procesiones de la Pasión zamorana.

Para finalizar, Delgado “suplicó” a los que vienen detrás a no dejar morir estas tradiciones y verdades “que acabo de pregonar” y que luchen y no cesen en el intento de conseguir todas las necesidades que “nuestra querida tierra necesita y tantas veces se le ha negado”.

En la mesa presidencial se encontraban el Obispo de la Diócesis, Don Gregorio Martínez; la vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón; la presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo; el subdelegado del Gobierno, Jerónimo García Bermejo; el alcalde de Zamora, Francisco Guarido; el presidente de la Cámara de Comercio, Manuel Vidal; y el presidente de la Junta pro Semana Santa, Antonio Martín Alén, y el secretario, Juan Antonio Haedo.

No hay comentarios

Dejar respuesta