Nuevo enfrentamiento entre Ayuntamiento y Diputación, esta vez por el Ramos Carrión

Guarido asegura que la Diputación reclama ante los tribunales la exención del Impuesto de Construcciones, pero la Diputación lo niega y dice que ha sido la UTE que lo construyó

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, anunciaba esta mañana que la Diputación Provincial habría presentado un recurso ante el Juzgado Contencioso-Administrativo de Zamora para evitar el pago de 246.000 euros del Impuesto de Construcciones que el Ayuntamiento capitalino reclama por las obras del Teatro Ramos Carrión. La institución provincial, que en su día ya presentó recurso de reposición ante el Ayuntamiento de Zamora, que no fue atendido, consideraría que la construcción de esta infraestructura es un bien de interés general y que, como tal, debe estar exento del pago de este impuesto.

El Ayuntamiento, por su parte, entiende que es una construcción civil, que no es una obra del propio Consistorio y que, como tal, no entra en los supuestos que permitirían su exención. “Así lo consideran los técnicos”, ha hecho hincapié el alcalde, Francisco Guarido.

Y la Diputación lo niega

Sin embargo, apenas unas horas después la Diputación Provincial ha emitido un comunicado donde niega haber recurrido a los juzgados para reclamar la exención de dicho impuesto.

“El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, miente al afirmar que la Diputación ha acudido a la vía judicial por esa cuestión, dado que es la UTE adjudicataria la que debe pagar el citado impuesto, tal y como se recogía en el pliego de condiciones por el que se adjudicaron y se ejecutaron las obras. Por tanto, ha sido la citada UTE la que ha que ha interpuesto la reclamación al no estar de acuerdo con los criterios seguidos por el Ayuntamiento a la hora de aplicar el citado impuesto”, aclara la institución provincial, quien además reclama que “Francisco Guarido deberá explicar a los zamoranos por qué ha pretendido un enfrentamiento con la Institución Provincial”.

Finalmente, la Diputación exige al alcalde de la capital una rectificación inmediata y que pida disculpas públicamente por haber creado una polémica innecesaria e inexistente, cuando los ciudadanos demandan lealtad en la colaboración institucional para dar solución a sus demandas y preocupaciones, independientemente del signo político de quien gobierne.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta