Toro abre la Semana Santa más austera, sentida y seria

Toro inicia su Semana Santa con unos actos religiosos y culturales que han tenido en este sábado su apertura con el pregón de Mari Canto Marcos González

Toro, la noble y leal ciudad, es protagonista en este año 2016. Lo es por una cuestión esencial que tiene una repercusión internacional sin parangón, Las Edades del Hombre. Una manifestación cultural que viene de la mano con el turismo en sus treinta años de existencia. Antes de la inauguración de este evento, está de por medio la Semana Santa. Unos actos religiosos y culturales que han tenido en este sábado su apertura con el pregón de Mari Canto Marcos González. “Una mujer muy comprometida con la Semana Santa”, en palabras del presidente de Cofradías, Francisco Iglesias.

Mari Canto fue durante once años presidenta de la Asociación de las Damas de la Soledad y, desde el año 2003 hasta el 2010, desempeñó las funciones de secretaria de la Junta Pro Semana Santa de Toro. Marcos también fue la encargada de dar forma y contenido a la memoria presentada para que la Semana Santa toresana obtuviera la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional.

Pero el pregón tuvo más. Contó con la presencia de muchos vecinos que llenaron el precioso cofre sacro como es la iglesia de San Julián de los Caballeros. Una auténtica reliquia en el que, como recuerda en su precioso pórtico ‘En esta iglesia se mantuvo público el culto católico en tiempos de los sarracenos’. El monumento actual data del S.XVI y su diseño se debe al famoso arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón. Vecinos acompañados por la Corporación municial, así como por destacados dirigentes del Ayuntamiento de Zamora, como la portavoz del PP, Clara San Damián, así como por el diputado nacional, José María Barrios Tejero, y el subdelegado del Gobierno, Jerónimo García Bermejo.

Fue la presentación de la Semana Santa más austera, sentida y seria. La Semana Santa que aún guarda la esencia de la tradición sin contaminaciones ni copias. Es la Semana Santa del pueblo y los fieles. Es que Toro no es dado a la extravagancia ni a innovaciones tendenciosas. Son desfiles procesionales que conservan el sabor y el rito más ancestral.

Es como las celestiales melodías que se expandían como una ola de emoción y sentimiento por todo el templo. Era la música sacra del Quinteto de Metales Brass Style. Un grupo de jóvenes -de lo mejor que este viajero ha escuchado- que interpretan con sabia destreza el ‘Canon’ de Pachelbel, ‘Nuestro Padre Jesús, ‘Mater Mea’ o ese ‘Novio de la muerte’ en versión muy original que se ha convertido en ‘seña de identidad’ para todos los cofrades y portadores de la Semana Santa de Toro.

Verdaderamente, que ahora que llegan Las Edades del Hombre con todos sus factos culturales y musicales, no hay que salir de la Ciudad de Toro porque aquí se encuentra un verdadero cofre de música. Si Toro tiene historia, arte y vino, también mucha música.

A partir de este momento comienza todo un completo programa procesional que tiene su apertura el Viernes de Dolores, con el paso procesional de la Virgen de los Dolores, para seguir el Domingo de Ramos con La Borriquilla. Y desde esa fecha, son un continuo peregrinar por las calles toresanas. Lunes Santo, con el Santísimo Cristo del Amparo; el Martes Santo con el Ecce Homo y, llega el miércoles, con la Procesión del Silencio, con el canto de ‘Las cinco llagas’, y, sobre todo, digno de vivir, la procesión del Cristo de la Expiración, en la noche fría toresana…

Comienza la Semana Santa verdadera. La Semana Santa de Toro.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta