La Junta Pro Semana Santa recibe llamadas preguntando por lugar y hora del botellón

Su presidente, Antonio Martín Alén, teme que se organicen, como el año pasado, excursiones desde Cáceres y Badajoz al botellón de Zamora a 25 euros

Jóvenes disfrutan a su manera de las fiestas de Valladolid.

La problemática del botellón de Jueves Santo en el parque de San Martín ha llegado a tales extremos que se ha tornado en un asunto de difícil solución y que va adquiriendo tintes surrealistas.

El colmo de los colmos es que hasta en la Junta Pro Semana Santa reciben a diario llamadas de jóvenes que preguntan por el lugar y hora del botellón, como si la Junta Pro Semana Santa fuera una suerte de ‘oficina turística’ de este evento alcohólico-juvenil, o una actividad paralela de la Pasión zamorana.

El presidente de la Junta Pro Semana Santa, Antonio Martín Alén, se muestra realmente preocupado por las dimensiones que cada año adquiere este macrobotellón, que ensombrece el sentido espiritual y el sentimiento de recogimiento que envuelve durante esos días la ciudad del Duero, y teme que este año se repitan desafortunados acontecimientos como los del año pasado, en los que una agencia de viajes organizaba ‘excursiones’ desde Cáceres y Badajoz al botellón de Zamora al precio de 25 euros, como si se tratara de un paquete vacacional.

Tras la reunión, ayer, de la Junta Local de Seguridad, quedó patente la dificultad de atajar este evento de alta graduación con represión o prohibición, sino que más bien se trabajará en vigilar y minimizar los daños que los asistentes al botellón puedan causar en el mobiliario urbano, los jardines, e incluso los posibles altercados que puedan producirse fruto de las borracheras.

En todo caso, parece que el futuro está en disuadir a los jóvenes de que participen en esta cita, que tan poco aporta a la ciudad, a la Semana Santa e, incluso, a su propia diversión y salud física.

No hay comentarios

Dejar respuesta