Puesta de largo de la Semana Santa de Zamora en Vigo

La periodista Yanela Clavo, pregonera en un acto organizado por la Casa de Zamora en Vigo

Pregón de la Semana Santa de Zamora en Vigo, a cargo de Yanela Clavo

La Semana Santa de Zamora traspasa fronteras y se prodiga estos días por diferentes puntos de la geografía española, especialmente gracias a la labor de difusión de las casas de Zamora esparcidas por el territorio nacional. Anoche, la Casa de Zamora en Vigo celebró el Pregón de la Semana Santa de Zamora en tierras gallegas, con nutrida presencia y representación institucional, con Miguel Ángel Crespo, presidente de la Casa como anfitrión.

La presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo; el primer teniente de alcalde, Antidio Fagúndez, y el presidente de la Junta Pro Semana Santa, Antonio Martín Alén, no quisieron perderse este acontecimiento, al que también acudieron la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, Abel Caballero, alcalde de Vigo, Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra, quienes se desplazaron a la ciudad atlántica, donde la zamorana Yanela Clavo Fontanillo tuvo el honor de ser la pregonera de la Pasión zamorana.

Yanela Clavo Fontanillo es natural de Zamora, donde comenzó a estudiar en el Colegio Amor de Dios, concluye el bachiller en el Colegio las Acacias de Vigo y marcha a Madrid para cursar sus estudios universitarios. Se licencia en Comunicación Audiovisual por la Universidad San Pablo CEU (Madrid), amplía su formación con el Máster en Periodismo de El Mundo (Madrid) y la complementa con los cursos de: Arte Dramático y Doblaje en la Escuela Francisco Guerrero (Madrid), Community Management en la UNED (Madrid) y Presentadora de televisión en la Escuela EIAM (Madrid). Tiene una amplia experiencia profesional en medios de comunicación, tales como TVE, La Opinión de Zamora, El Mundo, TeleVigo y Radio Marca.

Amante y gran conocedora de la Semana Santa de Zamora, es Dama de la Soledad y ha pertenecido a la Hermandad Penitencial de las Siete Palabras y a la Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta