Miles de personas abarrotan la capilla ardiente del guardia civil José Antonio Pérez

El director general entrega a familia del agente fallecido un mensaje de condolencia de SM El Rey

Miles de personas se han congregado hoy ante las puertas del Ayuntamiento de Barbastro (Huesca) para presentar sus respetos al motorista de la guardia civil José Antonio Pérez, de 54 años, que fue atropellado ayer de forma presuntamente intencionada en un control de tráfico.

El féretro con los restos del agente ha sido transportado por seis compañeros de la víctima hasta la sala donde ha sido habilitada la capilla ardiente, que ha sido abierta al público sobre las 19.30 horas.

Las autoridades presentes, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde; el alcalde de Barbastro y presidente de las Cortes de Aragón, Antonio Cosculluela, y el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en el Altoaragón, Vicente Reig, entre otros, han acompañado a la familia del fallecido hasta la capilla.

La familia del agente, casado y con una hija, se ha situado en la capilla para velar el cadáver mientras los vecinos de Barbastro comenzaban a desfilar ante el féretro.
La capilla permanecerá abierta hoy hasta las 23.00 horas y se volverá a abrir a las 09.00 horas de mañana, donde permanecerá el féretro hasta que el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, le imponga al agente fallecido la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo.

La muerte del agente, destinado en Barbastro desde hace 27 años, ha causado una fuerte conmoción entre los vecinos de la localidad al ser una persona muy conocida.
Según fuentes vecinales, la brutalidad del suceso (el agente fue agarrado del brazo y arrastrado más de 400 metros por el asfalto) y el hecho de que los presuntos autores sean cuatro menores, todos puestos ya a disposición de la fiscalía de menores, es motivo de alarma en la población, cuyo ayuntamiento ha decretado dos días de luto oficial.
Algunos de los cuatro menores, dos varones y dos chicas de edades comprendidas entre los 14 y 17 años y domiciliados en Barbastro, están implicados presuntamente en distintas actividades delictivas cometidas en la localidad que ya habían provocado situaciones de alarma anteriores entre los vecinos, han informado a Efe fuentes próximas a la investigación.

El menor de 17 años que conducía el vehículo y que presuntamente sujetó del brazo al agente mientras lo arrastraba, dio positivo en cannabis tras su detención.
Las autoridades municipales de Barbastro prevén que el recinto de la catedral esté completamente lleno durante la celebración del funeral.

No hay comentarios

Dejar respuesta