Adiós a un hombre de corazón grande, noble y honesto

La viuda de José Antonio Pérez dirige una carta agradecimiento a todos los compañeros, miembros de la Benemérita, a las autoridades y, en especial, a todos el pueblo de Barbastro y alrededores

A pesar de los durísimos momentos que está viviendo, la viuda del guardia civil José Antonio Pérez Pérez, atropellado brutalmente por cuatro menores cuando realizaba un control de tráfico en la localidad oscense de Barbastro, ha sacado fuerzas de flaqueza para expresar su agradecimiento personal, el de su hija y el de toda la familia a todos los compañeros, miembros de la Benemérita Institución de la Guardia Civil, a las autoridades y, “en especial, a todos el pueblo de Barbastro y alrededores, que nos han mostrado su cariño y reconocimiento en estos momentos que tanto lo necesitábamos, y que tan bien nos acogieron desde el principio”.

Palabras que ha puesto por escrito en una emotiva carta en cuyas letras queda patente el amor y admiración que profesa a su marido, al que tristemente ahora despide: “Ayer dijimos adiós a un hombre de corazón grande, noble y honesto, que le puso pasión a todo lo que hizo en la vida, incluido el último instante. Gracias”.

No hay comentarios

Dejar respuesta