Guarido: “En Navidades se podía haber trasladado a los alumnos de Enfermería”

El alcalde de Zamora cree que no ha recibido ya la obra porque no tenía dispuesto el amueblamiento y ha utilizado el papeleo como excusa

Tras la intervención ayer en las Cortes de Castilla y León del consejero de Sanidad, José María Sáez, culpando al Ayuntamiento de Zamora del retraso en la cesión de la Escuela de Enfermería, el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha roto su silencio y ha afirmado tajante: “Se ha abusado de mi buena fe”. Y es que, para el regidor “el consejero ha enredado y ha escondido la situación de fondo”, que la Junta “no sabía quién iba a ser el receptor del edificio, si la Junta, la Universidad, la Consejería o el Sacyl, y además no tenían dispuesto el amueblamiento. Por eso han preferido coger la escuela en marzo, porque el curso termina en junio, y no en noviembre”, que era lo que quería la directora de la Escuela de Enfermería, para poder trasladar a los alumnos las mismas Navidades de 2015.

Es por eso que Guarido cree que la Junta “para evitar esos problemas, ha querido ganar tiempo utilizando como excusa el papeleo”. Y es que para el alcalde el papeleo no deja de ser una excusa, ya que la formalización de la cesión del edificio podían haberse hecho con posterioridad, sin necesidad de retrasar más la entrega, tal y como se hizo, a la inversa, con el Puente Nuevo de Olivares, donde en el mismo acto de recepción de la infraestructura se entregó y puso a disposición total del Consistorio “sin perjuicio del plazo de garantía de la empresa”. “¿Por qué no vinieron ese mismo día?”, se pregunta el alcalde.

“No hemos dicho nada porque se trataba de tener buenas relaciones con la Junta, y si tienen problemas de tipo político no nos gusta hurgar en la herida”, asegura, “pero en Navidades se podía haber trasladado a los alumnos”.

La financiación del Centro Cívico, la próxima batalla

Pendiente queda otra reunión con la Junta de Castilla y León para abordar el futuro Centro Cívico en el fallido Palacio de Congresos de la ciudad. En próximas semanas el alcalde se reunirá con el director general de la Vivienda, donde se abordará el tema más espinoso, los porcentajes de financiación que habrán de aportar Junta y Ayuntamiento. Francisco Guarido ha abogado, desde el inicio de las conversaciones, por la aportación cero del Consistorio, que ya habría pagado “suficiente” con el dinero derrochado en el actual ‘agujero’ en que se ha convertido el lugar.

No hay comentarios

Dejar respuesta