Logopedas privadas recogen firmas para evitar el cierre de Foniatría

Critican la querella interpuesta por UGT y aseguran que la foniatra hace pruebas médicas que ellas no pueden realizar

Hospital Virgen de la Concha.

Varias logopedas de la provincia de Zamora recogen firmas para evitar el cierre de la Unidad de Foniatría del Hospital Virgen de la Concha, al que obliga, por sentencia, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, tras la denuncia interpuesta por el sindicato UGT, al considerar contraria al derecho la existencia de esta unidad, al no estar recogida la especialidad en la cartera de servicios del sistema de salud y por creer, asimismo, intromisión de la foniatra en las competencias de la logopeda del Complejo Asistencial. La creación de esta unidad, por la que el sindicato ha pedido la dimisión del entonces gerente del hospital, actual gerente regional de salud, Rafael Delgado, supone para estas profesionales un acierto que lleva funcionando 20 años en Zamora.

Marian Alonso y Ruth González Francia así lo hacen saber en sendas cartas que han enviado a los medios de comunicación de la provincia, donde muestran su malestar y desconcierto por la denuncia de UGT y la posterior sentencia del tribunal. “Éste servicio nos facilita mucho el trabajo a los profesionales que nos dedicamos al campo logopédico. Los  pacientes en la consulta de Foniatría reciben un diagnóstico médico sin el que no podríamos comenzar a trabajar de forma inmediata con ellos”, asegura Marian Alonso, quien considera un “retroceso” eliminar este servicio, donde además los padres de los niños pueden solicitar las ayudas de la Junta para poder costearse el tratamiento de una logopeda privada. “En la solicitud de la ayuda, se especifica claramente que se debe aportar un informe médico, otro logopédico y otro del equipo de Orientación del centro ¿Quién se encargaría de hacer estos informes médicos si eliminamos la consulta de Foniatría?”, se pregunta.

Ruth González, por su parte, subraya que “como logopeda sé cuáles son mis competencias y cuáles las de los médicos foniatras, y nunca me he sentido amenazada por ellos”, ya que los foniatras realizar el diagnóstico médico y pauta el tratamiento de las patologías que las logopedas rehabilitan, y que con su ayuda el foniatra indica si existe algún problema que desaconseje la realización de algún ejercicio en concreto o si deben profundizar más o menos en alguna terapia, teniendo en cuenta lo que haya podido percibir durante sus exploraciones físicas.

De hecho, los foniatras realizar pruebas médicas que no están permitidas a los logopedas por no tener el título de médico. “No necesito que una compañera me informe y realice pruebas similares a las que yo utilizo”, explican, en relación a que la logopeda del Hospital asuma las funciones que actualmente desarrolla la foniatra.

Finalmente, las logopedas rompen una lanza personal a favor de la foniatra que actualmente dirige el servicio, y que “ocupó la plaza vacante por concurso” de la anterior, que se trasladó a otra provincia, destacando su profesionalidad, buen hacer y trabajo de colaboración con las logopedas que siempre ha llevado a cabo.

No hay comentarios

Dejar respuesta