Guarido quiere liquidar la deuda bancaria en este mandato

La liquidación de 2015 deja un superávit de 12,8 millones de euros en el Ayuntamiento de Zamora

El alcalde, Francisco Guarido, considera que es el primer año en que la economía municipal puede considerarse saneada

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha presentado esta mañana la liquidación del Presupuesto de 2015 del Ayuntamiento de la ciudad, del que se dará cuenta en el pleno del próximo lunes, 29 de febrero.

La liquidación arroja un superávit, en términos de contabilidad, de 12,8 millones de euros, y un remanente de tesorería de 14,3 millones. Datos que certifican, a juicio del regidor, que “es el primer año en que la economía municipal puede considerarse saneada”, lo que conlleva, además, que este superávit pueda gastarse en beneficio de la ciudad.

De estos más de 12 millones de euros, 1,4 se emplearán en pagar las facturas pendientes de 2015; 6,67 en amortizar la deuda bancaria, cantidad mínima que establece la ley y que, sumados a otros 2,4 millones destinados a este fin en los Presupuestos para este año 2016, dejarán la actual deuda, de 13,3 millones, reducida a menos de la mitad. Francisco Guarido cree, en este sentido, que a este ritmo será posible liquidar la deuda con los bancos durante el presente mandato.

Asimismo, con este remanente se invertirá un millón de euros en proyectos financieramente sostenibles. Se hará uso sólo de una parte del máximo permitido por la legislación, de 4,7 millones, en previsión de otras cuantías millonarias a las que habrá de hacer frente el Ayuntamiento en próximos meses, como la liquidación del contrato de la ORA y los párkings en superficie y expropiaciones pendientes. “Por prudencia, es un colchón que nos aparece imprescindible”, señala el alcalde.

Así, este millón de euros se utilizará, tras el visto bueno de Intervención, previsiblemente en asfalto, reposición completa de aceras, accesibilidad de las mismas, “cosas cercanas a la gente”.

El alcalde ha valorado políticamente estos números, “después del déficit de 2011, el plan de ajuste y la subida de impuestos del PP”, contraponiéndolos a los 6 millones de superávit de los presupuestos del año anterior (2014), de los cuales defiende que el actual equipo de Gobierno no gastó ni un euro porque había obligaciones pendientes prácticamente por el mismo valor. “Ellos bajaron los sueldos de los funcionarios, nosotros los sueldos de los políticos y, además, bajamos los tributos este año”, destaca.

No hay comentarios

Dejar respuesta