San Valentín, ¿fiesta comercial o tradición?

Detalles para hacer un día único y especial

El 14 de febrero siempre se ha pensado que es una festividad comercial, en la que los centros comerciales nos invaden con sus corazones y regalos, pero esto no es del todo así. Fuera ha quedado el mito de que fue el Corte Inglés quien inventó esta festividad, pues se demuestra que esta fiesta se remonta a tiempos remotos, a siglos pasados.

El 14 de febrero está marcado en el calendario de todos los enamorados. Todos compramos y regalamos regalos en este día, ¿pero sabemos por qué? Existen diferentes teorías sobre este día.

Algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la Antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, Eros. Se pedían los favores de Dios a través de regalos y ofrendas para conseguir encontrar a su amado. Otras fuentes consideran que este día proviene de la Roma del siglo III en la que el cristianismo era perseguido. En este tiempo también se prohibía el matrimonio entre los soldados porque se creía que rendían más en los campos. Ante esto, surge un sacerdote, San Valentín, que decide casar a las parejas a escondidas. Al descubrirle, lo ejecutan tal día como hoy, 14 de febrero y por ello se le honra con este día bajo su nombre, San Valentín. Dos siglos después, la iglesia cristiana la recuperó en la festividad pagana Lupercalia, que luego fue adoptada por el cristianismo en el año 494 después de Cristo coincidiendo el 14 de Febrero. La leyenda reza que Valentín fue un cristiano que desobedeció la orden del emperador Claudio III de adorar a 12 dioses. Por esta causa, Valentín fue encarcelado. Durante su cautiverio dio lecciones de historia de Roma, aritmética , ciencias y predicó y curó a la hija de su carcelero que era ciega.

La niña se hace creyente y recupera la vista. Un día antes de ser ejecutado Valentín escribió una carta a la niña exhortándola a mantener su fe, y la firmo: “de tu Valentino”. Esta frase fue perdurando a través de los años y tomando el sentido que hoy tiene para nosotros.

Por ello, y con todas estas teorías, lo que queda claro es que ningún centro comercial tuvo está brillante idea sino que solo aprovechan esta fiesta para vender más. Detalles como joyas, chocolates, perfumes y flores son los regalos más habituales en este día, pero sobre todo, las flores. El gran aliado para un regalo bonito y romántico.

Por ello, las floristerías, por ejemplo Flores Marta, una de las mejores situadas, ya que se encuentra en el centro de la ciudad, al lado del Mercado de Abastos, tiene un gran trabajo estos días con esta fiesta.
Las flores sirven como regalo o acompañamiento, son un detalle al gusto con el que siempre se queda bien. El gasto medio de cada persona que acude en San Valentín a las floristerías es de unos 50 euros. Regalos que no han notado la crisis, pero a los que sí que les afecta el día en el que se celebra esta fiesta. Que el 14 de febrero sea fin de semana, no es bueno para este ámbito, pero no se nota una gran bajada. Docenas de rosas rojas demostrando amor y cariño son el regalo perfecto para un día tan romántico como este. Rosas para hacer de un San Valentín, un día especial.

No hay comentarios

Dejar respuesta