Una empleada del hogar roba bienes valorados en 42.000 euros

Ha sido detenida y, según la Policía Nacional, gozaba de “plena confianza” tras dos años trabajando para la misma familia

Detenida en Valladolid una empleada de hogar por sustraer efectos valorados en 42.000 euros de la vivienda en la que trabajaba como interna y en la que, según fuentes de la Policía Nacional, gozaba de “plena confianza” por parte de la familia, ya que llevaba dos años en el domicilio.

La investigación comenzó el pasado día 3 de noviembre cuando se recibió una denuncia en la Comisaría de Las Delicias en la que se relataba la ausencia de varios efectos como relojes, anillos, pendientes, pulseras, colgantes e incluso alguna prenda de abrigo en un domicilio de Valladolid donde no se encontró nada forzado ni revuelto.

Ese mismo día, agentes especializados en la prevención e investigación de hurtos se desplazan al lugar de residencia de estas personas y se entrevistaron con todos los moradores entre los que se encontraba una empleada de hogar quien, ante las preguntas de los policías, no respondía de forma coherente hasta que llegó a entrar en ciertas contradicciones, lo que la llevó finalmente a reconocer haberse llevado y vendido algunas joyas de la familia.

Ante esta declaración la mujer fue detenida en ese mismo instante y trasladada a dependencias policiales.

Así, en su poder se hallaron numerosas evidencias que acreditaban la presunta autoría de la desaparición de los algunos de los efectos denunciados, como documentos de compraventa pertenecientes a una joyería de Valladolid motivo por el cual, el responsable de la misma, que en un principio negó cualquier tipo de transacción comercial con la detenida, tuvo que prestar declaración ante la Policía Nacional en calidad de investigado por un posible delito de receptación.

Así, según le consta a la Policía Nacional, por un reloj de caballero valorado en 2.600 euros se pagaron 130 euros y por otro reloj de señora valorado en 3.000 euros se pagaron 250 euros.

En este establecimiento, además de esos relojes, se han recuperado algunas de las joyas denunciadas que ya han sido entregadas a sus legítimos propietarios.

Los investigadores no dan por cerrado este caso, ya que tienen indicios que les llevan a pensar que otra parte de lo sustraído ha podido ser vendido en Madrid.

La familia afectada antes residía fuera de Castilla y León y hace unos meses cambió su residencia a Valladolid y la empleada que trabajaba como interna se trasladó con ellos, ya que gozaba de la máxima confianza del matrimonio.

La mujer detenida carece de antecedentes policiales y fue puesta en libertad tras prestar declaración en dependencias policiales. Sin embargo, sobre la misma se ha incoado un expediente de expulsión ya que se encuentra en situación irregular en España.

No hay comentarios

Dejar respuesta