La mejor médico de Europa se siente una estrella de cine

La vallisoletana Verónica Casado ha sido elegida médico ‘5 estrellas’ a nivel europeo y puede ser reconocida a nivel mundial

La vallisoletana Verónica Casado ha sido elegida médico ‘5 estrellas’ por Organización Mundial de Academias, Colegios y Sociedades Científicas de Medicina de Familia (Wonca Europa) y optará a este reconocimiento mundial, que valora la trayectoria de esta doctora de familia que desarrolla su labor asistencial en el Centro de Salud de Parquesol, en la capital vallisoletana, algo que simultanea con la docencia y la investigación.

Casado, que también ha desarrollado labores de gestión en el ámbito sanitario -fue subdirectora en el Ministerio de Sanidad-, ha asegurado que obtener este reconocimiento supone la misma sensación que recibir un Oscar. “Ya de entrada que seas nominado me parece importante”, ha asegurado la facultativa, quien ha destacado que ya es sólo un premio que la nominara la Sociedad de Medicina de Familia.

Verónica Casado, en declaraciones a Europa Press, ha afirmado que no pensaba que fuera a recibir el galardón, ya que hay “mucha competencia”, dado que al mismo concurren nórdicos, anglosajones y médicos de toda Europa.

Ella misma ha explicado que se valora la labor desempeñada en la medicina de familia pero que se continúe el trabajo como médico asistencial, “que sigas en tu consulta con tus pacientes”, pero también que se participe en otras actividades.

A este respecto, ha señalado su trabajo llevado a cabo para cambiar el programa de la especialidad de tres a cuatro años y orientado a competencias a nivel nacional, la labor que realiza en la universidad para que la medicina de familia sea una asignatura y se haga una guía de prácticas tutelada pero que también siga trabajando en su centro de salud con sus pacientes.

Investigación

A todo ello se suma la investigación que lleva a cabo a varios niveles en ámbitos como la adolescencia, la calidad de la Atención Primaria y su impacto sobre los indicadores de morbimortalidad o el riesgo cardiovascular. En definitiva, diferentes vertientes de su trabajo que hacen que ahora coja unas vacaciones porque lleva tres meses trabajando mañana y tarde e incluso fines de semana. “Tienes que dedicarle mucho tiempo pero cuando tu profesión es tu pasión es fácil hacer eso”, confiesa.

En este ámbito de la investigación ha destacado como línea que más le interesa la relacionada con la calidad de la Atención Primaria y su relación con los indicadores de morbilidad y mortalidad.

“Me interesa mucho investigar en esto porque no nos damos cuenta de lo que tenemos, tan acostumbrados a que es así pero no damos cuenta del valor intrínseco de la Atención Primaria”, ha destacado Casado, quien ha afirmado que éste área sanitaria es “espectacular” comparada con otros países, algunos de ellos con producto interior bruto “bastante mejores” que el español.

Por esa razón ha explicado que quiere seguir investigando este ámbito, ver las diferencias entre las comunidades autónomas y las diferencias de organización de Primaria y cómo impactan en los niveles de salud de la población.

La doctora ha insistido en que cuando se sale fuera del país hay tres cosas muy reconocidas de España como son la Organización Nacional de Trasplantes, el examen y la formación de médicos internos residentes y la Atención Primaria.

“Hace falta que nos demos cuenta porque es muy potente y no apostar por ella y no seguir apostando por ella puede hacer que se debilite la Atención Primaria y el propio sistema sanitario”, ha advertido.

Pensar en el futuro

Otra de las vertientes en las que ha trabajado es la de la gestión sanitaria, durante unos siete años, ya que al principio de su trayectoria profesional desempeñó el puesto de gerente de Atención Primaria e incluso fue subdirectora en el Ministerio de Sanidad.

“Pero en un momento determinado dije que lo quería era estar con mis pacientes”, ha afirmado Verónica Casado, que ha añadido que el núcleo de todo su interés es para las personas. “Me interesa trabajar para que se incremente su nivel de salud, calidad de vida, es lo que me ha promovido todo lo que he hecho después, a mi lo que me gusta es estar en consulta, ha insistido.

Así, ha aclarado que lo que le apetece y seguirá haciendo es trabajar como médico de familia en su centro de salud, en la docencia de grado en Medicina, algo que le “interesa una barbaridad”, y con los residentes.

“Porque me pasa como a Woody Allen, me interesa el futuro porque es donde pienso pasar el resto de mis días. Hay que hacer eso bien, tenemos que construir el mejor futuro posible y eso pasa por la docencia y por la formación y seguir líneas de investigación”, ha agregado.

No hay comentarios

Dejar respuesta