El Ayuntamiento censura la actitud de Lactalis con Lauki en Valladolid

Los cincos grupos municipales han aprobado una moción corporativa que reprueba la actitud de la multinacional francesa y apoya a la industria y buenas prácticas empresariales

Parte de los concejales del Ayuntamiento de Valladolid en la manifestación de apoyo a Lauki que se produjo el 24 de septiembre

El 10 de marzo fue el día que Lactalis anunció su intención de venta de la fábrica de Lauki en Valladolid. Más de ocho meses han pasado hasta este día y la multinacional francesa no ha cumplido sus buenas palabras para con la venta de la planta situada en la Avenida de Santander. Actos que han hecho que el Ayuntamiento de Valladolid haya aprobado este martes una moción corporativa para reprobar la actitud de Lactalis en la ciudad, así como para apoyar a la industria y a las buenas prácticas empresariales en la ciudad.

Dicha proposición también insta al Gobierno de España a que impulse ante la UE los cambios normativos para promover la mejora de la responsabilidad social empresarial y se evite el cierre de industrias locales, siempre que sean productivas y rentables.

Además, el Ayuntamiento de Valladolid ha declarado su apoyo a las prácticas empresariales éticas y su compromiso con el tejido empresarial de la ciudad.

En el texto de la moción se recoge que con el cierre, consumado el 30 de septiembre, se ha generado un “daño irreparable no sólo a los trabajadores afectados, sino a la propia ciudad de Valladolid”. Unos trabajadores apoyados por toda la masa social y política vallisoletana y que han pasado por un “duro periodo de desencuentros, dificultades y falta de entendimiento” para que la actividad prosiguiera en la ciudad.

La propuesta asegura que las prácticas de Lactalis han generado una “importante desazón” al producirse esta situación en una factoría “rentable y productiva”, algo que da muestras de que la “ética empresarial” está “lejos”.

Por otro lado, el Ayuntamiento ha pedido a las instancias competentes a que promuevan reglas que corrijan situaciones como esta. Además de crear nuevas reglas que eviten la deslocalización empresarial cuando la actividad es “productiva y rentable”. Asimismo, la corporación municipal se ha pronunciado “a favor de la ética empresarial” y ha apoyado al tejido industrial de Valladolid como “elemento de identidad” de la ciudad.

No hay comentarios

Dejar respuesta