El Ayuntamiento creará un Parque de Viviendas Blancas que alquilará entre 50 y 167 euros

Se ha presentado el Plan de Vivienda 2016-2019, que pone el énfasis en garantizar el cumplimiento del derecho de acceso a la vivienda para todos los ciudadanos

“La obligación de una administración pública como el Ayuntamiento es cumplir los derechos de los ciudadanos como el del acceso a la vivienda”. Con esta frase de Manuel Saravia, concejal de Urbanismo, se definen las líneas generales del Plan de Vivienda 2016-2019, el cual tiene como una de sus grandes medidas la de adquirir 50 viviendas al año para incorporarlas a un parque público de alquiler social. Estas tendrán un precio de arrendamiento que oscilará entre los 50 y los 167 euros mensuales.

Como ha relatado el edil en la rueda de prensa de presentación de este quinto plan, estas medidas van dirigidas a los sectores más vulnerables que habitan una infravivienda, vivan en hacinamiento o chabolismo o estén en riesgo de desahucio.

En la actualidad, el Ayuntamiento ya cuenta con 13 residencias que forman parte de este parque pero su idea es ir adquiriendo unas 50 casas al año para aumentar la oferta ante la demanda que hay. Para ello, se cuentan con 3,1 millones de euros que irán destinados a dicha adquisición y adecuación de las moradas.

Y es que, con este plan se pretende dar solución al 70% de personas inscritas en VIVA solicitantes de vivienda de promoción pública que tienen ingresos inferiores a 1.000 euros y al 52% que tienen menos de 600 euros de ingresos al mes.

plan-vivienda-ayuntamiento-valladolid-alquiler-1Estas ‘viviendas blancas’ que se adquirirán tienen que estar en unas condiciones mínimas de habitabilidad y necesitarán obras de acondicionamiento para dar respuesta a las necesidades de la sociedad. Estarán ubicadas en diferentes zonas de la ciudad y responderán a varios perfiles de necesidad, por lo que el trabajo desde la Concejalía de Servicios Sociales también será vital para “diversificar” el acceso a las viviendas.

47.000 residencias más

Manuel Saravia también ha explicado que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) prevé que aumenten en 47.000 las viviendas, de las cuales 6.000 nuevas residencias, de unos 90 metros cuadrados, estarían destinadas a protección pública. A estas 47.000 habría que sumar en torno a 20.000 casas vacías y de segunda mano.

Este Plan de Vivienda, que pone su objetivo en las medidas sociales, también prevé destinar unos 500.000 euros anuales para ayudas por impago de alquileres que desembocan en desahucios. Además, se pretende utilizar este parque de viviendas para dar un servicio a las familias que vayan a ser desahuciadas, de manera que se puedan incorporar esas viviendas sin necesidad de desalojar a las familias que las pudieran habitar.

Por otro lado, este quinto plan creará la llamada Mesa de la Vivienda, una “demanda muy razonable y desde hace mucho tiempo” para que se junten todos los actores implicados como pueden ser VIVA, el Ayuntamiento, la Junta, distintas organizaciones sociales, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y Stop Desahucios, Caritas y Cruz Roja o los colegios profesionales y agentes de propiedad inmobiliaria.

No hay comentarios

Dejar respuesta