La Diputación paraliza la selección de bombero conductor por supuestas irregularidades

Se denuncian tratos de favor hacia alguno de los opositores a las doce plazas

Foto: Diputación de Valladolid.

La Diputación de Valladolid ha acordado paralizar la segunda prueba del proceso de provisión de doce plazas de conductor bombero, prevista para los días 28 y 29 de noviembre, y abrir diligencias informativas con el fin de esclarecer supuestas irregularidades cometidas en el mismo, a raíz de distintos recursos de alzada presentados ya por siete afectados en los que denuncian supuesto trato de favor a algunos de los aspirantes por parte de varios integrantes del tribunal.

La decisión acordada ha sido tomada esta misma mañana con el fin de estudiar los alegatos presentados por estos siete opositores, a los que se sumará mañana un octavo, y que, fundamentalmente, reclaman la recusación del tribunal calificador de la primera prueba celebrada, en concreto de la teórica que tuvo lugar el pasado día 20 de octubre, y la la constitución de un nuevo con el fin de garantizar la pureza del proceso selectivo, según pudo saber Europa Press por fuentes de los afectados.

La presentación de los recursos de alzada por parte de estos ocho aspirantes, de los cerca de 600 presentados a la prueba, parte de la primera criba realizada entre los 34 aprobados tras constatar, según denuncian, que la totalidad o parte del cuestionario, formado por cincuenta preguntas, ha sido filtrado entre algunos de los aspirantes.

En este sentido, apuntan en concreto al que obtuvo la máxima calificación, un 9, y al que vinculan laboralmente con dos vocales del tribunal, ambos jefes de dos parques de bomberos de la Diputación, ya que los tres, supuestamente, ofrecen formación en materia de extinción de incendios en una empresa privada.

Grabaciones

Pero además, dos de los recurrentes, en su correspondiente recurso de alzada interpuesto ante la Diputación, incorporan entre la documentación dos CD con sendas grabaciones en los que un vocal suplente del tribunal y jefe de uno de los parques de bomberos venía a reconocer a través de su teléfono móvil la comisión de irregularidades por parte de miembros del citado órgano calificador, mostraba a esos dos aspirantes afectados su malestar e incluso llegó a redactar un escrito dirigido al presidente del mismo -no llegó a presentarlo- para pedir la anulación de la prueba al sospechar de que había habido “intrusión en la guarda y custodia de los diversos cuestionarios de preguntas”.

Los recurrentes son interinos que trabajan de bombero en distintos parques de la Diputación de Valladolid y que se sienten gravemente perjudicados por lo ocurrido con la primera prueba de acceso, de tal exigencia que, según sostienen, no habría sido aprobada por opositor alguno salvo que alguien del tribunal hubiera filtrado el cuestionario.

En el caso del aspirante que encabeza la lista con un nueve, vinculado supuestamente por amistad y laboralmente con dos miembros del tribunal, los afectados precisan que acertó 45 de las 50 preguntas del examen y que, casualmente, las cinco fallidas no tienen nada que ver con el temario estrictamente ‘bomberil’. El segundo de los opositores en la lista con mejor puntuación no supera el 6,5.

Además del supuesto filtrado del examen, sostienen que, dada la manifiesta relación entre los dos vocales del tribunal y uno de los aspirantes, los aludidos deberían de haberse abstenido de formar parte del órgano calificador.

Por todo ello, reclaman la constitución de un nuevo tribunal y el reinicio, desde el principio, del proceso de provisión de las doce plazas de bombero conductor, petición que de no ser atendida, tal y como amenazan, les obligaría a acudir a la vía penal al considerar que lo ocurrido constituye, entre otros delitos, una clara revelación de secreto.

No hay comentarios

Dejar respuesta