Doce narcos de la ‘Operación Replay’ pactan sus condenas

Aceptan un total de 30 años de prisión en el acuerdo con el Ministerio Fiscal

Un momento del juicio (Foto: Europa Press).

Doce de los trece narcos detenidos en Valladolid en el verano de 2014 en el marco de la ‘Operación Replay VA’ han llegado a un acuerdo con el Ministerio Fiscal por los que han aceptando un total de 30 años de prisión, una reducción notable de los más de sesenta años de cárcel de la petición inicial.

Un acuerdo a última hora entre las defensas y la acusación pública, tras el reconocimiento de los hechos por parte de los acusados, supone que el arco de las penas asumidas se sitúe entre los tres años y medio, como es el caso de Luis Miguel V.G.(‘Pollito’) y David H.A, o las más reducidas de las que se han visto beneficiados Juan P.P, con un año y tres meses; Sergio S.J.I. y Luis Ángel N.A, ambos con un año y medio, o Manuel G.C, condenado a un año y nueve meses.

Además, Ignacio F.V. se conformó con dos años de prisión, Iván R.A. y Roberto P.A, ambos con tres años; Lorenzo F.S.J, con tres años y un mes, y Pablo H.A. y Constantino R.A. con tres años y tres meses de privación de libertad, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Sin embargo, del múltiple paco, que aplica a buena parte de los acusados las agravantes de reincidencia y las atenuantes de drogadicción e incluye multas que en el caso de Constantino R.A. se eleva hasta los 42.500 euros, ha quedado finalmente apartado el joven Jorge A.B, para quien la acusadora pública ha mantenido su petición inicial de cinco años de cárcel y multa de 45.000 euros, y ello a pesar de que días antes su letrada había cerrado un acuerdo verbal para que la pena impuesta a su cliente quedara reducida a tres años y a multa de 25.000 euros.

Un solo acusado en el banquillo

Ante ello, el juicio se iniciará este miércoles contra Jorge A.B, quien ya ha anunciado su conformidad con los hechos que se le imputan pero no acepta ni la pena de cárcel, ni la multa y tampoco el comiso de dos BMW, un Mercedes y una motocicleta de su propiedad, parque móvil que la fiscal atribuye al tráfico de drogas y que él porfía en que dicho patrimonio fue adquirido antes de estos hechos y con dinero obtenido de forma lícita.

La operación ‘Replay VA’ se cerró con la detención de los encausados y la incautación de unos 31,6 kilos de hachís, más de 640 gramos de cocaína, 15 de heroína, 17 vehículos de alta gama y más de 17.000 euros en metálico, tal y como subrayaron el 11 de junio de 2014 el comandante de la Guardia Civil de Valladolid, Javier Peña, y el subdelegado del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo.

La operación se llevó a cabo en cuatro fases y diferentes localidades de las provincias de Palencia, Salamanca, Pontevedra, Madrid, Tenerife y Valladolid, y con ella se consideró desarticulada una organización criminal “perfectamente estructurada y jerarquizada” radicada en Valladolid y dedicada al tráfico de drogas, especialmente cocaína y hachís.

Las investigaciones se iniciaron a finales del año 2013, cuando se tuvo conocimiento de la existencia de una red organizada que se dedicaba a distribuir en la provincia vallisoletana importantes cantidades de cocaína, por lo que se establecieron dispositivos de vigilancia sobre las personas supuestamente integrantes de la organización para identificar a sus responsables principales, los puntos de abastecimiento y venta de la droga y detenerles.

De esta forma, inicialmente se pudo localizar un punto de venta en la localidad de Zaratán (Valladolid) desde el que operaba uno de los supuestos miembros de la organización, David H.A. A medida que avanzaban las investigaciones se llegó a la conclusión de que esta supuesta organización se abastecía de cocaína en la localidad pontevedresa de Vigo, hasta donde se trasladaban uno o varios de sus miembros en vehículos de alta gama para, una vez realizada la compra, trasladar la droga oculta en los vehículos hasta Valladolid.

Así, como resultado del control de estas actividades, el 15 de mayo de 2014 se detuvo a Jorge A.B, interceptado en un coche de alta gama en la provincia de Valladolid cuando regresaba de hacer una compra de droga en Galicia. En el interior del vehículo llevaba ocultos 254 gramos de cocaína y 2.800 euros.

Posteriormente, en varios registros en Pontevedra, se detuvo a Iván R.A, Víctor Manuel G.C. e Ignacio F.V. y se practicaron dos registros en los que se incautaron 15 gramos de cocaína, otros tantos de sustancia de corte, 140 gramos de hachís en bellotas y 3.700 euros en metálico.

Control desde Las Flores

Finalmente, se pudo averiguar que los miembros principales de la organización criminal se encontraban ubicados en el barrio de Las Flores de la capital vallisoletana, desde donde se controlaba el suministro y compra de las sustancias estupefacientes.

Así, el 10 de junio de 2014 se practicaron en el citado barrio dos registros domiciliarios en las calles Clavel y Aralia y de un local en Azucena. Fruto de los mismos se detuvo a Luis Miguel V.G, alias ‘Luismi’ o ‘Pollito’, de 40 años y al que se consideró el ‘cabecilla’ de la banda, y a Sergio S.J.I, supuesto lugarteniente del anterior.

En los registros –de la vivienda de Aralia y el local de Azucena– se incautaron 150 gramos de cocaína, 15 gramos de heroína, 10.000 euros en metálico y gran cantidad de joyas, así como vehículos de alta gama.

Se da la circunstancia de que Luis Miguel V.G. fue indultado por el anterior gobierno socialista tras ser detenido en 2001 y condenado por tráfico de drogas. Después de quedar en libertad volvió a ser detenido en 2008 en una operación policial en Adanero (Ávila) en la que se incautaron 21 kilos de heroína, pero permanecía en libertad.

Las gestiones de la Guardia Civil revelaron que la organización, además de cocaína, también se abastecía de hachís procedente de otra rama de traficantes y se identificó a Constantino R.A. y Juan Pablo P.G, quienes operaban desde Arroyo de la Encomienda (Valladolid) y Tarazona de Guareña (Salamanca).

Ambos fueron detenidos también el 10 de junio de 2014 en Arroyo, donde se practicaron registros en los que se incautaron 31.500 gramos de hachís, así como dos gramos de cocaína, 1.195 euros y dos vehículos uno de alta gama y otro tipo furgoneta.

Además, la organización criminal mantenía contactos con una persona residente en la isla de Tenerife, Luis A.N.A, natural de Valladolid, con antecedentes policiales por tráfico de drogas y también detenido ese mismo día. El imputado supuestamente se encargaba de poner en contacto a los pequeños vendedores de droga con los miembros de esta organización para captarles como vendedores al por menor.

Ese mismo día se detuvo igualmente a David H.A. en Zaratán, supuestamente por dedicarse a la venta al por menor de sustancias estupefacientes. En el momento de la detención y en el registro practicado se le incautaron 150 gramos de cocaína y 180 de hachís. También se logró desarticular otros dos puntos de venta al por menor en los barrios de Vadillos y Pajarillos de Valladolid, así como en la localidad vallisoletana de Laguna de Duero. Las actuaciones, llevadas a cabo el 23 de mayo, permitieron detener a Lorenzo F.S.J.

La labor operativa realizada durante el transcurso de la investigación se vio complicada, de manera especial, dadas las ramificaciones y diversificaba los productos que vendía, explicó en su momento el comandante Peña, quien destacó el hecho de que operaran en varias provincias, lo que supuso un esfuerzo añadido por tener que coordinarse con “buen número” de unidades.

Además, los miembros de la organización, la mayoría con antecedentes y relación con el mundo del tráfico de drogas, extremaban las medidas de seguridad que adoptaban en sus desplazamientos y citas que mantenían con vendedores y compradores de droga.

No hay comentarios

Dejar respuesta