La lluvia no puede con las reivindicaciones de trabajadores de Dulciora

Una treintena de trabajadores ha desafiado las condiciones climatológicas con una marcha en bicicleta para pedir una “actitud activa” de la multinacional Mondelez para que venda la fábrica vallisoletana

El sábado ha amanecido desapacible, con la lluvia resbalando por los paraguas de los vallisoletanos, pero las inclemencias del tiempo no han podido frenar la marcha reivindicativa que una treintena de trabajadores de Dulciora ha llevado a cabo. Bajo el lema ‘No al cierre de Dulciora’, la concentración en bicicleta ha partido a las 11.00 horas desde el Centro Comercial Vallsur para llegar hasta la Plaza de la Fuente Dorada, previo paso por calles céntricas de la ciudad.

Una lluvia que no ha parado a estos trabajadores, aunque si ha mermado la participación, ya que “había mucha más gente apuntada”, con gran presencia de niños que dieran más color a unas reivindicaciones que no cesan.

Como ha explicado Emilio Sevillano, presidente del comité de empresa de la factoría, sus peticiones se dirigen a que Mondelez mantenga una “actitud activa” en la búsqueda de un posible comprador que solucione la situación de los 185 empleados fijos y 47 temporales. Sevillano ha enfatizado que esa apertura de negociación es algo que “han conseguido los trabajadores”, al hacer que Mondelez pase de la negativa inicial a una postura más abierta.

Por el momento, la situación sigue “igual” y se mantienen las conversaciones para “buscar una salida” a una planta que “creemos que es viable y tiene muchos años de experiencia”, como ha afirmado el presidente del comité de empresa de Dulciora.

Unas negociaciones que “se están llevando en secreto” pero en las que se está conversando con “un par” de compradores, aunque nada se sabe de su identidad ni mercado de producción.

Mientras tanto, los trabajadores siguen con su calendario de movilizaciones. Una de las más fuertes es la que llevarán a cabo el día 23 de noviembre en Zurich (Suiza), donde se desplazará una representación de trabajadores para seguir pidiendo esa venta en el marco de un congreso de sindicatos europeos que se celera en la capital suiza. “Iremos a manifestarnos a Zúrich para reivindicar y presionar sobre la venta de la empresa, y allí estarán todos los sindicatos europeos apoyándonos: franceses, alemanes o suizos”, afirmó Sevillano.

A su llegada a Fuente Dorada, se leyó un manifiesto en el que se decía que “los trabajadores de Dulciora no se rinden” y en el cual también se agradece la postura del Ayuntamiento de Valladolid, que “nos ha apoyado desde el principio con su alcalde, Óscar Puente a la cabeza”.

“El interés de unos pocos y lejanos no puede imponerse a la voluntad de quienes quieren hacer de esta tierra un foco de empuje social y económico”, se pudo escuchar bajo la lluvia en la céntrica plaza, al tiempo se pidió, “ahora más que nunca”, que se mantenga la lucha para “conseguir el mantenimiento del empleo”.

No hay comentarios

Dejar respuesta