Una guardia civil, cerca de prisión por utilizar chaleco antibalas femenino

Alicia Sánchez ha declarado este viernes en Valladolid ante el Juzgado Togado Militar

Alicia Sánchez, en primer término, a su salida del Juzgado Togado Militar./ Foto: Europa Press.

El Juzgado Togado Militar Valladolid ha acogido esta mañana la declaración de la guardia civil salmantina Alicia Sánchez, que se enfrenta a penas de prisión de hasta seis años por un delito de insubordinación cometida el pasado mes de agosto al ponerse un chaleco antibalas femenino, que ella misma había pagado y que usaba desde “hacía años”, y no el oficial.

En la declaración, que se ha prolongado durante algo más de dos horas en la sala ubicada en la calle Fray Luis de León, la investigada ha relatado los hechos que se produjeron durante un control de seguridad ciudadana.

“La declaración, desde mi punto de vista, ha ido bien porque la realidad es clara y es que hay mujeres guardias civiles que no tienen medios para realizar su trabajo con seguridad y eso hay que cambiarlo”, ha reconocido Mariano Casado, asesor jurídico nacional de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), y que ha defendido a la guardia civil salmantina, para incidir en que no se puede traer a una persona al “ámbito penal” solo por “reclamar” el derecho de realizar su trabajo con las medidas de seguridad “suficientes”.

Durante la vista, Alicia Sánchez ha hecho “hincapié” en el derecho y también en sus “deberes” que son, “autoprotegerse” y estar en plena disposición de cumplir su servicio de manera “eficaz”, algo que con un chaleco como el que “pretendían” que se pusiera no lo podía “hacer así”.

“Todas estas cosas deberían ser suficientes para acreditar que estamos ante una situación sobredimensionada, donde no tiene sentido la intervención de la jurisdicción militar en un hecho que en cualquier otra organización se resolvería como mera gestión de personal”, ha continuado el asesor jurídico de la AUGC.

Mariano Casado ha insistido en que es “absurdo” que la investigada se esté “jugando” hasta seis años de prisión por esta circunstancia, sobre todo porque “el Estado” tiene una “obligación” con los guardias civiles que es “dotarles de seguridad eficaz” y esos chalecos no sirven para el objetivo que “están pensados”.

“El exigir que se cumpla la ley no puede llevar a nadie a verse privado de libertad”, ha continuado el asesor jurídico de AUGC.

Alicia Sánchez se enfrenta a una pena que va de seis meses a seis años de prisión, algo que Casado ha calificado de “absurdo” al no tratarse de un “servicio de armas militar castrense”, sino de un “servicio policial”, por lo que ha insistido en que aplicar el código militar es “absurdo”.

Reflexión

“El Código Penal Militar no está pensado para la realidad policial de los guardias civiles, lo que pasa es que hay mucha gente que está interesada que sí se sujeten a este código porque así pueden impedir que ejerzan su plena ciudadanía”, ha denunciado Mariano Casado, que entiende que en un país “moderno y democrático” como España no se puede “privar” de libertad a nadie por un caso así.

Además, el asesor de Alicia Sánchez ha reclamado a la Dirección General de la Guardia Civil “una respuesta” sobre esta situación, y “dotar” a los agentes de medios “eficaces” para su autoprotección, algo que redundará en que los ciudadanos “estemos más seguros”.

Sobre el fallo, entiende que el procedimiento debería ser “archivado” sin más ya que “en ningún caso” tiene “entidad” para ser considerado un delito.

Compañeros

Alicia Sánchez ha estado acompañada por representantes de sindicatos tanto de la Guardia Civil como de la Policía Nacional.

La vocal del consejo de la Guardia Civil por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Pilar Villacorta, ha reconocido que “los chalecos femeninos” no están contemplados como un Equipo de Protección Individual (EPI) que haya “pasado” por la comisión de riesgos laborales, a “diferencia” de otros cuerpos de seguridad como la Policía Nacional, y reclama que sea “obligatorio” dotar a las agentes cuando salen de la academia, además de su arma reglamentaria y de un chaleco.

En este sentido, ha reconocido que Alicia Sánchez ya tuvo problemas hace años con el oficial al mando del operativo por un tema de “discriminación de género”.

“Lo más llamativo de esta situación es que la compañera tiene el chaleco desde hace dos años, con el que lleva realizando ese servicio todo este tiempo”, ha concluido la vocal de AUGC.

No hay comentarios

Dejar respuesta